Diario UNO
Miércoles, 08 de abril de 2009

Suicidios en Mendoza: 33% son adolescentes

Son los que tienen entre 8 y 19 años de edad. Es la tercera causa de muertes en esa edad. Hay 150 suicidios al año. San Carlos, la tasa más alta.

"Detectar cambios violentos de conducta hacia la agresividad, el aislamiento respecto de los demás niños y, especialmente, el chico que está constantemente dando señales y diciendo ‘yo no sirvo para nada, nadie me quiere, va a ser mucho mejor cuando yo no esté”, señala Estela Estefan.

Estela Estefan. Al menos dos casos mensuales en el Notti de intento de suicidio infantil.

Estela Estefan. La desesperanza y la depresión que pasa de los padres a los hijos

Estela Estefan. Patologías alimentarias y agresiones al cuerpo.

Mabel Ulloa. Aumento de casos de suicidios en chicos.

Mabel Ulloa. El suicida trata de matar el dolor.

Pedro Piamontesi. Un suicidio cada tres días en Mendoza y 10 por días en Argentina.

Pedro Piamontesi. La tasa más altá está en San Carlos.

Pedro Piamontesi. Métodos más utilizados para suicidarse.

De los 150 suicidios que se registran anualmente en Mendoza, se estima que el 33 por ciento corresponde a chicos desde los 8 a los 19 años de edad. En adolescentes es la tercera causa de muerte después de los accidentes viales y el cáncer. Alarma a los especialistas el aumento de casos en niños cada vez menores.

El psicólogo Pedro Piemontesi es una de las máximas autoridades en suicidología en nuestro país, afirma que la mayor preocupación de los profesionales en nuestra provincia es el estancamiento de las cifras, que no bajan de 7,5 u 8,5 casos cada 100 mil habitantes. Piamontesi es miembro de la Dirección de Salud Mental de la Provincia, presidente de la Asociación RAIAC (Red Argentina de Investigación y Asistencia en Crisis); miembro Titular de la Red Argentina de Suicidiología y creador y ex coordinador del Centro de Ayuda al Suicida.

Se trata de “una epidemia local en crecimiento a la que sólo se puede combatir con información”. Dentro de Mendoza, el departamento con mayores casos de suicidio es San Carlos, donde las cifras se triplican, es decir que se dan anualmente 24 o 25 casos cada 100 mil habitantes.

La condena religiosa del suicidio no colabora a echar luz sobre el tema, incluso provoca una gran tergiversación estadística porque en muchos casos se “modifican” los certificados de defunción y la muerte pasa por causas naturales o por accidente, cuando en realidad se trata de un suicidio.

Estela Estefan, médica psiquiatra, jefa del servicio de salud mental del hospital Humberto Notti, asegura que mensualmente en el hospital materno infantil atienden al menos a 2 niños que han intentado quitarse la vida, y el fenómeno es creciente.

 “Los chicos no entienden qué les pasa, sienten que su aparato psíquico está a punto de quebrarse porque no pueden soportar las presiones”, esas cargas están dadas por situaciones familiares conflictivas como el divorcio, la violencia, el abuso o sencillamente por “la desesperanza que los padres le transmiten a sus hijos debido a las frustraciones de la vida social diaria , sostiene la psiquiatra, quien además busca en la mitología las explicaciones.

“Para que un chico decida quitarse la vida, la energía de vida (Eros) tiene que haber sido quebrada por la energía de muerte (Tánatos), este condicionamiento natural se ve potenciado por las situaciones familiares o sociales adversas”.

Por su parte, la psicóloga especializada en suicidología, Mabel Ulloa, brinda algunas claves para detectar a los niños que transitan por la ideación suicida o que ya tienen un suicidio en curso, de acuerdo a la especificación técnica de esos dos estadios.

“Debemos detectar a los niños con conductas desajustadas, como la hiperactivdad, la depresión, los repentinos cambios de conducta, la falta de adaptación al medio, la desvalorización de la propia persona o la tendencia a los accidentes domésticos”, explica Ulloa quien advierte que es de vital importancia implementar cuanto antes un sistema de capacitación para que los maestros puedan observar a tiempo este tipo de anomalías que en muchos casos llevan a los niños a intentar quitarse la vida.

Piemontesi advierte que las tasas de suicidio relativas de menores,preocupan a los equipos profesionales, pero esa preocupación no logra ser transmitida al resto de los actores de la sociedad que son los responsables de llevar capacitación e información a la masa poblacional.

Saber detectarlo
Respecto de las luces rojas que los padres deben ver en sus hijos a la hora de prevenir un intento de suicidio, Estela Estefan nos dice que es importante “detectar cambios violentos de conducta hacia la agresividad, el aislamiento respecto de los demás niños y, especialmente, el chico que está constantemente dando señales y diciendo ‘yo no sirvo para nada, nadie me quiere, va a ser mucho mejor cuando yo no esté”.

La experiencia de la jefa del servicio de salud mental del Notti, uno de los hospitales infantiles más importantes del país, y especialista en trastornos alimentarios, nos dice que “ cuando los chicos están avisando no son tonterías, debemos pedir ayuda y actuar inmediatamente”.
Los tres profesionales consultados coincidieron en decirnos que el tema del suicidio tiene un gran mito que es aquel que refiere: “el que avisa no se mata”, referida a la creencia popular de que el “suicida real” lo hace sin advertir a nadie; “ese es un mito peligroso –refuta Piemontesi- porque el suicida está dando señales constantemente”.

Al respecto, Mabel Ulloa, quien en breve presentará en Mendoza el libro “Conducta suicida, su lenguaje manifiesto”, nos cede datos de un estudio que ella realizó sobre 127 casos de pacientes que manifestaron el deseo de suicidarse. El análisis dice que el 70% de esas personas presentaban “ ideación suicida”, es decir que, ante cada dificultad de importancia la persona piensa que es preferible desaparecer, morirse, y esa tendencia se hace sistemática y se instala como un mecanismo; en cambio el “suicidio en curso”, que representa el 30% de los casos de aquellos pacientes que manifiestan su voluntad de morir, es la parte final del proceso, cuando la persona ya ha decidido cómo se quitará la vida y donde se da el fenómeno clínico de la constricción del pensamiento, “es decir que el foco atención se achica y lo único que se ve es la muerte como salida y como posibilidad de mejoría”, explica Ulloa. / Informe: Miguel García Urbani ,  http://temasafondo.blogspot.com/

DEJÁ TU COMENTARIO
CLIMA
  • AHORA 18 °C
  • HOY JUEVES

    Parcialmente soleado y agradable

    Min: 12 °C Max: 23 °C

  • VIERNES

    Parcialmente soleado y agradable

    Min: 12 °C Max: 23 °C

  • SABADO

    Parcialmente soleado y agradable

    Min: 11 °C Max: 24 °C

  • Ver Más
ENCUESTAS
¿Controlás lo que tus hijos hacen en Facebook?
  • No

  • No les permito usar Facebook

Murió un adolescente mientras participaba de la...

Estaba en el Club de Amigos junto a sus compañeros del Colegio Palermo Chico, Capital Federal. Su cuerpo fue llevado a la morgue para determinar las causas del fallecimiento.

Ciurca acompañó a su esposa al jurar como concejala...

El vicegobernador, temporalmente al mando de la provincia por la partida de Pérez a Roma, se hizo un tiempo en su apretada agenda para estar presente durante el acto de juramento de...

Desde el Rinconcito del hincha: Almirón tiene razón...

Leandro Vidal, fanático de Godoy Cruz, fue más allá y decidió analizar con lupa los dichos del entrenador de su equipo para verter sus conclusiones en este espacio.

El backstage del nuevo video de Katy Perry termina...

La cantante se viste de payaso, hace llorar a niños, golpea a un hombre y provoca un terrible choque ¡y todo quedó filmado!

Un grupo de chicas raptó a otra y le cortó la cara...

La víctima denunció que la obligaron a subir a un vehículo cuando caminaba por la calle en la provincia de Santiago del Estero. “Me sujetaron, me pusieron la cabeza para atrás y me...

diariouno.com.ar