Diario UNO
Lunes, 16 de marzo de 2009

Más mitos de Mendoza

Con el aporte de los lectores de nuestra página y cosecha propia, presentamos más creencias que se mantienen en el tiempo y para muchos son verdaderas.

  • El Gaucho. La que recuerda a Francisco Cubillos suele confundirse con la Cruz de Paramillos, dado que está en la misma zona.

    /export/1237212465000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/PRE_rarezas_mendoza_1.jpg_1398818830.jpg

    Fuente:

    1 de 8
  • El Gaucho. La que recuerda a Francisco Cubillos suele confundirse con la Cruz de Paramillos, dado que está en la misma zona.

    /export/1237212465000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/rarezas_mendoza_1.jpg_1398818830.jpg

    Fuente: Diario UNO

    2 de 8
  • Allá abajo. Las aguas del Carrizal no esconderían ni bodegas ni viñedos.

    /export/1237212465000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/rarezas_mendoza_2.jpg_1398818830.jpg

    Fuente: Diario UNO

    3 de 8
  • La Cruz Negra es el único devocionario popular local que tiene reconocimiento del Arzobispado provincial.

    /export/1237212466000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/rarezas_mendoza_3.jpg_1398818830.jpg

    Fuente: Diario UNO

    4 de 8
  • Es un hito. La Cruz de Paramillos indica el punto más alto del camino de precordillera, entre Villavicencio y Uspallata. Oficializado.

    /export/1237212466000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/rarezas_mendoza_4.jpg_1398818830.jpg

    Fuente: Diario UNO

    5 de 8
  • De piedra. Una “maqueta” del penal.

    /export/1237212466000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/rarezas_mendoza_5.jpg_1398818830.jpg

    Fuente: Diario UNO

    6 de 8
  • Joya. La bellísima y misteriosa Casa Arenas es obra de Daniel Ramos Correas.

    /export/1237212466000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/rarezas_mendoza_6.jpg_1398818830.jpg

    Fuente: Diario UNO

    7 de 8
  • En uso. El piano Steinway de cola entera que dicen se habría llevado Cafiero está en el teatro Universidad.

    /export/1237212466000/sites/diariouno/imagenes/2009/03/16/rarezas_mendoza_7.jpg_1398818830.jpg

    Fuente: Diario UNO

    8 de 8

Luego de una primera nota sobre mitos y creencias locales, el aporte de los lectores digitales y la cosecha propia dieron más tela para cortar. Así, en estas páginas surgirán un piano que se jura desapareció de un teatro, una casa cuyo propietario se vendió al diablo, aguas que esconden secretos así como cruces con leyenda e historia. Todos ellos, parte de una mitología menduca que se mantiene gracias a la tradición oral.

¿Dónde está el piano?
Hay pianistas legendarios y pianos que son leyenda. De estos últimos, el mito local apunta a un Steinway del teatro Independencia y que vox populis se asegura que se llevó el peronista Antonio Cafiero cuando era interventor federal de la Provincia.

En 1974, el gobernador Alberto Martínez Baca fue suspendido mientras se investigaba si sería o no sometido a juicio político. Entonces asumió su vice, Carlos A. Mendoza, hasta que el gobierno de Isabel Perón decidió enviar como interventor a Cafiero, secretario de Comercio de la Nación. Asumió el 17 de agosto y nueve meses más tarde fue remplazado por Luis María Rodríguez.

Sin embargo, su breve paso por la provincia dejó muchas cosas en duda. Por ejemplo, se sabía que Cafiero se alojaba con su familia en el ya desaparecido hotel Plaza (actual Hyatt). Como su hija estaba aprendiendo a tocar el piano, el interventor habría hecho llevar al hotel el Steinway de cola entera del Independencia para que practicara y nunca más se lo volvió a ver.
Lo que para algunos puede ser una anécdota para Cafiero es una mácula y siempre eludió el tema. Por caso, cuando en 2000 como senador nacional por el PJ se autoproclamó un luchador contra la corrupción, tal título pretendió ser neutralizado por el diario Ámbito Financiero. En su urticante sección “Charlas de Quincho” publicó varios puntos negros en el pasado del político, entre ellos que “se quedó con un piano durante su gobernación en Mendoza”.

En la carta que Cafiero envió como descargo a Ámbito señaló: “Esta absurda y ridícula versión fue oportunamente objeto de investigación periodística y concluyó totalmente desmentida por el diario Hoy de Mendoza, de fecha 22 de mayo de 1980”. Una réplica que sembró dudas debido a que ese matutino no se publicaba en la provincia en el año que se menciona. En cambio sí existía el Mendoza, pero aunque este cronista intentó rastrear el mencionado artículo en ese diario no pudo hallarlo.
En apoyo surge la voz de Domingo Rodríguez (84), quien a los 14 años comenzó a trabajar en el desaparecido Teatro Municipal y desde 1962 en el Independencia, donde hasta su jubilación, en 1994, fue jefe de escenario y maquinista. “Era mentira que se llevó el piano –asegura quien es un emblemático hombre de las tablas locales–. Y no es que lo defienda a Cafiero, porque no lo quiero”.

Destacó que “jamás del teatro salió ninguno de los tres pianos que había: ni el Steinway de cola entera, que era de la Orquesta Sinfónica de la UNCuyo y hoy está en el teatro Universidad, ni el Pleyel de media cola, que pertenecía a la Dirección de Cultura y que está en la sede de esa repartición, además de otro que se usa actualmente para ensayo”.

Según considera Rodríguez, “fue todo parte de propaganda política. Es que para ensuciar a uno y a otro inventan cualquier cosa. Pero puedo asegurar que Cafiero ni lo conocía al piano, ya que nunca entró al teatro, y eso que vivía al lado, en el hotel Plaza”.

En lo profundo del Carrizal

Las aguas del dique El Carrizal esconden todo tipo de historias. Macabras, como que ese fue el destino para “vuelos de la muerte” en la última dictadura militar; coloridas, como la existencia de viboritas verdes entre las rocas al pie del muro de contención y que, se asegura, son venenosísimas.

También se habla de que en las profundidades yacen bodegas enteras, restos de viñedos y alambrados de campos que estaban en la zona que fueron tapados por el agua cuando el dique se llenó. Incluso se los culpa de los ahogados que desde entonces hubo en el lugar.

Construido en 1971, la margen este del Carrizal corresponde a Rivadavia y la oeste a Luján. Tiene 15km de largo por 5km de ancho y cubre una superficie de 3.147has en su nivel máximo. Su objetivo inicial fue regular el cauce del río Tunuyán para el riego y la generación de electricidad, pero luego se le sumó un uso recreativo.

Sin dudas, con los pescadores, deportistas acuáticos y bañistas llegó el mito de las construcciones y viñedos sumergidos. Rodolfo Foscale, encargado de mantenimiento de la presa por la Dirección de Hidráulica, señaló que efectivamente en el dique hay largas lamas que crecen en donde el sol llega en el fondo.

“Cuando se lo construyó no se hizo una nivelación del terreno, por lo cual también hay montículos. Cuando baja el nivel afloran, sobre todo en la margen este”, añadió. Lo mismo ocurre con la única construcción que hoy puede verse cuando desciende el agua: era una bodega que estaba cerca de lo que hoy es la orilla suroeste, a la que se accedía a través de una calle que quedó inundada.

Foscale estimó la posibilidad de que hubiesen quedado viñedos y alambrados, “pero de ser así no son peligrosos: la máxima profundidad es de 45m cerca del lecho del río, por lo que en caso de existir estarían muy abajo. Con la cantidad de embarcaciones que navegan, si quedaron cosas hubiera habido más accidentes por perforación, pero no recuerdo que se haya registrado alguno. En definitiva: son cosas que la gente va inventando”.

Lo que sí puede aseverar es que cuando se construía el embalse se desforestó la zona más cercana al muro. “Se usaron dos topadoras de Hidráulica y con un cable de acero se enganchaban los árboles y se los arrancaba”, señaló.

Una cruz negra y otras en honor de las almas

Muchos lectores de la primera nota que publicamos sobre las creencias locales dejaron en la versión digital de Diario UNO su pedido de información sobre la famosa Cruz Negra. Se trata sin dudas del más conocido a nivel local de esos símbolos que recuerdan a fallecidos en medio de la nada y que hoy son sitios de devoción. Pero no es él único.

Ubicada a la vera oeste de la ruta 40, que va al Valle de Uco, a unos 65km de Mendoza, la Cruz Negra es desde hace décadas una parada obligatoria para muchos conductores, sobre todo los camioneros. Y a diferencia de muchas creencias, tiene su base histórica.

Marca donde en 1864 mataron a Raimundo Palleres, empleado de confianza de Eugenio Bustos, quien poseía campos en el distrito sancarlino que lleva su nombre y también en La Consulta (además fue suegro de José Vicente Zapata).

Volviendo a Palleres, cierta vez viajó por orden de su patrón a encargarse de unas cobranzas a Chile y luego regresó a lomo de mula con lo recaudado, llevando un par más de esos animales. Presintiendo una emboscada, el hombre puso el dinero en esas mulas y las soltó. No se equivocaba: unos cuatreros que estaban escondidos en un recodo del camino lo asaltaron y mataron.

Las mulas cargadas con el dinero volvieron a los campos de Bustos, quien encontró la plata. Pero al ver que su peón de confianza no volvía, emprendió la búsqueda. Lo encontraron sin vida en donde había sido asesinado y allí mismo se lo enterró, consagrando la tumba con una cruz.

Respecto del color, para algunos fue pintada con un tipo de esmalte negro capaz de resistir la intemperie; para otros, un rayo la quemó y tras las llamas quedó como se la ve hoy.

La realidad indica que desde el momento en que se enclavó la cruz pronto se volvió un sitio de devoción popular, sobre todo de los camioneros, que naturalmente se identifican con el desafortunado Palleres.

Este culto fue aprovechado por la Iglesia: en la década de 1980, el arzobispo de Mendoza, Cándido Rubiolo, gracias a la donación del terreno lo incorporó como elemento de cristianización debido a la gran devoción popular que había sobre la cruz.

A su vez, en las alturas lasherinas hay dos grandes cruces que generan confusión. Una es la llamada Cruz de Paramillos, que está enclavada en la precordillera a 3.200m sobre el nivel del mar. Indica el punto más alto del camino que une Villavicencio con la cabecera de Uspallata. Y según apuntó el topógrafo mendocino Isidro Maza, la primera cruz en ese sitio se levantó hacia 1700, cuando los jesuitas en Mendoza tuvieron en explotación unas minas no muy lejos de ese punto cuyos túneles y restos edilicios se pueden visitar.

Sin embargo, la cruz que existe hoy es más contemporánea. La que sí fue erigida a fines del siglo XIX es la que hay en esa especie de ciudadela minera conocida como “ciudad fantasmal de Paramillos”. Recuerda el lugar donde el 25 de octubre de 1895 fue asesinado por la policía Francisco Cubillos. Desde entonces, es un sitio que atrae a los creyentes del Gauchito que según el pueblo y al estilo Robin Hood robaba a los ricos para darles a los pobres.

Pacto con el diablo y una joya que está “embrujada”

Como sucede en todo el mundo, muchos mendocinos justifican el triunfo ajeno merced a un trato con el diablo. Si bien entre ellos se mencionan los nombres de quienes ya murieron, la creencia se mantiene y hoy se ha cernido sobre algunos que están vivos, como el propietario de un conocido boliche del Este, entre otros.

Sin embargo, el nombre más conocido es el de Angelino Arenas. Nacido en 1850, se dedicó a los negocios y el agro con gran éxito; fue legislador así como fundador y presidente de importantes entidades financieras locales durante las primeras décadas del siglo XX. Si bien su leyenda creció cuando falleció, ya en vida se lo asociaba a un supuesto arreglo con el Maligno.

Se decía que éste, al momento de cerrar pacto, le entregó un ser que debía ser alimentado una vez al año: de esta manera, mientras creciera, lo mismo sucedería con su fortuna. Hasta hoy se cree que la que fue su casa está embrujada, pero nadie opina sobre las virtudes de lo que es una de las mansiones más bellas de la ciudad de Mendoza.

Ubicada en Boulogne Sur Mer y Emilio Civit, la Casa Arenas fue diseñada por Daniel Ramos Correas y construida entre 1928 y 1931 siguiendo los pedidos de la esposa de Angelino, Ursulina Raffo, quien hasta ordenó ponerle ascensor.

En 1979, los herederos vendieron la propiedad a una empresa constructora, que intentó demolerla pero la presión de la comunidad lo evitó. Para muchos, fueron los “inexplicables” accidentes ocurridos a los obreros lo que detuvo esa intención.

En 1983 pasó a pertenecer a José Lamicela, quien se encargó de restaurarla para dejarla como la joya que actualmente es.

Los dichos sobre Angelino también se extienden a su mausoleo, emplazado en la parte antigua del Cementerio de Capital. Se cuenta que no hay que llevarle flores, porque si no el fantasma del empresario se le aparece a quien lo hizo.

Aclaración: con estas palabras no se busca difamar a nadie, sino poner en letras lo que la voz popular repite. De algún modo habla de cómo son, piensan y creen los mendocinos de hoy y como lo hacían antaño.

La torreta y murallas que generan confusión

El parque General San Martín posee diversas construcciones que han despertado la imaginación de los mendocinos. Una de ellas es una especie de torreta semejante a una fortaleza medieval ubicada en el prado que hay al este de la avenida El Libertador.

Los que la han notado aseguran que es un vestigio de lo que iba a ser el penal, pero que por algo no se construyó ahí sino sobre Boulogne Sur Mer, lo cual es un bolazo.

Apenas se creó el Parque, en 1896, unas de las primeras obras que se realizaron entre sus nacientes árboles fueron los pabellones para el Hospital Provincial (luego, Emilio Civit), la sede del Tiro Federal (inaugurado en 1897) y un torreón almenado de piedra gris que en realidad era el modelo para la cárcel que luego se levantaría al norte del predio.

Se trata de una especie de “maqueta” que en aquellos días sirvió para comprobar si el diseño era el adecuado y si el sistema de encastre de las piedras para los murallones también resultaría efectivo una vez que de los planos se pasase a la realidad.

Comprobado eso, la torre y las paredes se replicaron en lo que hasta hoy es la cárcel: por eso es como una “gemela” en menor escala de cualquiera de los vértices de ese edificio.

En realidad merecería el trato de monumento, ya que testimonia el modo en que a fines del siglo XIX y principios del XX se concebía hacerse la obra pública local. Sin embargo, históricamente ha servido como recinto para que los amantes furtivos se prodiguen afecto.

Actualmente es frecuentemente usado como baño público y resulta casi imposible acercarse.

DEJÁ TU COMENTARIO
CLIMA
  • AHORA 29 °C
  • HOY SABADO

    Caluroso, con más sol que nubes

    Min: 21 °C Max: 34 °C

  • DOMINGO

    Algún chubasco o tormenta a la tarde

    Min: 18 °C Max: 33 °C

  • LUNES

    Algún chubasco o tormenta temprano

    Min: 15 °C Max: 28 °C

  • Ver Más
ENCUESTAS
¿Está de acuerdo con regular las protestas en ciudad?
  • No

Imparable ola de asaltos en la zona del Hospital...

Desde hace tiempo, varios negocios, viviendas, una farmacia y el hospital han sido blanco de ladrones. Una panadería y una pizzería fueron asaltadas. Les robaron dinero e incluso...

Investigan a un geriátrico por abandono y lesiones...

La anciana estuvo sentada 45 minutos en un bidet con agua hirviendo, lo que le causó serias quemaduras. La Fiscalía de Estado realizó la denuncia penal.

El fin de una racha

El arquero chileno del Barcelona, Claudio Bravo, alcanzó los 779 minutos con el arco imbatido. El gol de Cristiano Ronaldo lo dejó en el cuarto puesto de la historia de la Liga de...

“Hemos sido elásticos en estos 25 años”

El líder de La Mississippi habla del presente del grupo luego de 25 años de trayectoria. Esta noche la banda se presenta en N8 Estudio.

Los presidenciables se suman a las críticas de...

Los precandidatos Sergio Massa, Julio Cobos, Ernesto Sanz y Hermes Binner le exigieron al Gobierno terminar con los enfrentamientos y las divisiones

Barack Obama abrazó a la enfermera que se recuperó...

La enfermera Nina Pham dijo que se siente "afortunada y bendecida por estar aquí hoy" a su salida de los Institutos Nacionales de Salud a las afueras de Washington.

diariouno.com.ar