cholunotas cholunotas
martes 17 de mayo de 2016

Ryan Gosling dejó el pucho gracias a su última película

"La verdad es que ya fumaba anteriormente, pero para esta película tuve que fumar en exceso", aseguró sobre "The Nice Guys".

El actor Ryan Gosling tomó la decisión de dejar el nocivo hábito de fumar después de su última experiencia cinematográfica, ya que en su más reciente película, The Nice Guys, el versátil intérprete debía dar vida a un detective privado llamado Holland March, que además resultaba ser un fumador compulsivo.

"La verdad es que ya fumaba anteriormente, pero para esta película tuve que fumar en exceso. Quedé tan saturado que no quiero volver a probar un cigarrillo en mi vida", confesó en el programa de televisión estadounidense The Kyle and Jackie O Show.

Aunque su método para dejar el tabaco no podría calificarse precisamente de ortodoxo, el canadiense asegura que no ha encontrado manera más efectiva de desarrollar una animadversión tan profunda hacia la nicotina y el alquitrán.

"Parece mentira, pero para mí la mejor forma de dejarlo fue fumar hasta no poder más. Tengo suerte de haberme visto obligado a fumar un cigarrillo tras otro en esta película, así que sin duda recomiendo esta estrategia a cualquiera que quiera abandonar el hábito", añadió en la misma entrevista.

El carismático artista, padre de una niña de 20 meses con su pareja Eva Mendes, también tuvo que afrontar determinadas escenas en las que debía fingir que estaba ebrio, pero lo cierto es que tanto él como su compañero de reparto, el oscarizado Russell Crowe, a veces llegaban al set de rodaje con una resaca que nada tenía de ficticia.

"En lo que respecta a la bebida, en varias escenas tenía que actuar como si estuviera borracho, y en ese sentido me ayudaron mucho las noches de fiesta que compartía con Russell. A la hora de ponerme manos a la obra con el rodaje, por la mañana todavía estaba bebido y la interpretación resultó más genuina de lo esperado", concluyó.

Fuente:

Más Leídas