cholunotas - Buenos Aires Buenos Aires
martes 03 de octubre de 2017

Por qué este "simulador" B se fue de la Capi: "Vivíamos en medio de la locura"

Hace dos años, Sergio "Pasta" Dioguardi decidió cambiar rotundamente su rutina diaria al irse de Capital Federal, para vivir en la ciudad de 25 de Mayo, donde nació su esposa.

Sergio "Pasta" Dioguardi es actor y recordado por su papel de Martín Venegas, líder de la Brigada B de "Los Simuladores", la exitosa serie de Damián Szifrón.

Hace dos años, el artista decidió cambiar rotundamente su rutina diaria al irse de Capital Federal, para vivir en la ciudad de 25 de Mayo, donde nació su esposa.

En una entrevista íntima con el actor, contó cómo lleva su nueva vida en el centro de la provincia de Buenos Aires, a más de 200 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

-¿Por qué te fuiste a vivir allá?
-Tengo hijos chicos y mi mujer es de acá. Acá están sus primos, abuelos, su familia. Es para cambiar un poco la calidad de vida. En Capital Federal vivíamos en un departamento, en medio de la locura, además era insostenible a nivel economico. Más con nuestra profesion que trabjas 3 o 4 meses y después no. Con la misma plata, alquile una casa con todo. Mis hijos van a un colegio publico. Ganamos tiempo, andás en bicicleta. No hay semáforos, bocinas, nada. Me levanto a las 11 de la mañana, preparo el mate, desayuno con mis hijos, vamos con ellos a la escuela en bici...

-¿Cuánto tiempo viviste en Capital Federal?
-Nací en Buenos Aires, me fui a vivir a Unquillo desde los 7 a los 18 años y ahí me fui a estudiar al conservatorio hasta hace dos años. Viví en México y España, girando por el mundo con mi espectáculo. Hace dos años estoy radicado acá, había mucho por hacer. Empecé a trabajar acá con la gente del municipio, con el intendente que es un fenómeno. Me acerqué a Cultura y Desarrollo Social. Empecé a trabajar en los barrios junto a mi esposa, que es actriz.

-¿Cómo hace con su rutina laboral?
-Sigo teniendo mi representante. El año pasado hice 'La escena del crimen' y a la tarde me iba para Capital con el mate, son dos horas de auto. Terminaba la función y volvía. No es una locura. Voy yendo y viniendo a medida de lo que va saliendo. Cada vez me instalo más acá. Es una ciudad que quedó en el tiempo por suerte, no hay inseguridad, no mirás para el costado al entrar a tu casa. Tengo unos grupos divinos de gente y proyectos para seguir. Mis hijos y mi esposa están felices acá. Ella da clases de teatro a otro pueblo rural. Volvés a encontrarte con las pequeñas cosas y tenés otras vínculos. Santiago Maldonado es de acá y ayer estuvo la marcha. Que aparezca ya y con vida.
Fuente:

Más Leídas