cholunotas cholunotas
domingo 28 de agosto de 2016

Los amores fallidos de JLo

Tres matrimonios frustrados y numerosos noviazgos pasajeros. La cantante no encuentra la estabilidad sentimental.

Empresaria, cantante, estrella de cine... A Jennifer Lopez la vida profesional le sonríe, aunque no se puede decir lo mismo de su camino sentimental. Siete hombres han marcado su destino, y con los siete terminó. Parece una copla española y es que la realidad romántica de Lopez, de 47 años, ha sido más que complicada. Mientras el mundo descubre que su última pareja, el bailarín Casper Smart, la ha dejado después de cinco años juntos, nosotros hemos hecho un viaje al pasado de JLo.

El primer novio formal de la actriz fue David Cruz. Apenas cumplía Jennifer quince años cuando se enamoró perdidamente de este latino al que conoció en el Bronx. Juntos se mudaron de Nueva York a Los Ángeles, donde Lopez consiguió su primer trabajo como bailarina del programa de televisión «In Living Color». Su relación terminó después de diez años juntos.

Un año después conoció en el rodaje de «Blood and Wine» a Ojani Noa, un camarero cubano que la encandiló por completo y con quien se casó, en Febrero de 1997, sorprendiendo incluso a su propia familia. Al apagarse la pasión, surgieron los problemas y no cumplieron juntos ni un aniversario. Eso sí, la broma le costó a Lopez millones de dólares porque Ojani no dejó de amenazar a la cantante con vídeos, libros y fotos íntimas, a cambio de su recompensa económica.

Intentando recuperar la normalidad, Jennifer Lopez posó su vista en un cantante, alguien a su altura, y Puff Daddy fue el hombre elegido por su corazón para sustituir a Ojani. A simple vista parecía el partido perfecto, no sólo por su cuenta bancaria, a la altura de las circunstancias, sino por el trato elegante que reservaba para la estrella, JLo confesó que a su lado se sentía como una princesa. Sin embargo, dos años después, en febrero del 2001, terminaron tras un enfrentamiento del cantante en un club nocturno de Nueva York que acabó con J Lo pasando una noche en una celda en calidad de testigo-detenida. Nunca se lo perdonó.

Cris Judd sustituyó a Daddy y con él se casó ese mismo año en una íntima ceremonia. Este matrimonio fue aún más corto que el anterior, duró ocho meses, y es que la actriz había conocido a Ben Affleck en el rodaje de «Gigli». El actor conquistó a la actriz con una carta que publicó en la revista «Variety». En ella declaraba su admiración por la neoyorquina de orígenes puertorriqueños y Jennifer no pudo resistirse. Dicen que nunca se ha visto a Lopez tan feliz, basta ver sus fotos de entonces para advertir el amor que sentía por Affleck. Prometidos para casarse, estuvieron a punto de hacerlo en dos ocasiones, pero Ben se lo pensó mejor y la dejó plantada cancelando la boda cinco días antes del enlace. Se rumorea que Lopez quedó tan dañada que quemó el vestido de novia que pensaba lucir ese día.

Dolida, Jennifer buscó el abrazo del hombre que siempre la quiso; Marc Anthony. Él, prendado de la belleza de ella durante años, supo hacerle olvidar a Ben y en febrero del 2004 se casaron, tres días después de que Marc firmara su sentencia de divorcio con la ex Miss Universo, Dayanara Torres. Lopez y Anthony, casados durante siete años, anunciaron en el mes de julio del 2011 su separación, sin explicar sus razones. Padres de dos hijos gemelos, Max y Emma, la pareja mantiene una buena relación por el bien de sus retoños. «Mis hijos son pequeños y monísimos. Mi vida ahora mismo es un trabajo de malabarista, soy madre soltera y tengo que encontrar tiempo para todo lo que hago. Ellos están bien, porque en mi vida son lo primero».

El último hombre de Jennifer, hasta el día de hoy, ha sido Casper Smart, dieciocho años más joven y con quien ha vivido desde que rompiera con Anthony. Pero Jennifer no es una mujer que se deje avasallar por sus circunstancias, ella es una guerrera que sigue luchando por su felicidad.
Fuente: abc.es

Dejanos tu comentario

Más Leídas