cholunotas cholunotas
lunes 11 de abril de 2016

"Estoy mejor ahora"

Alessandra Ambrosio, modelo de Victoria's Secret, reveló tener mejor cuerpo ahora que antes de tener a sus hijos.

Luego de las explosivas declaraciones del ex ángel Erin Heatherton, Alessandra Ambrosio, que a sus 34 años sigue desfilando para la marca, contó todo acerca de su rutina para tener un cuerpazo como el que tiene.

Desafortunadamente, nada es mágico. La mamá de Anja y Noah se somete a una rutina de entrenamientos que repite todos los días, aunque llueva o truene.

Al contrario de los que piensan la mayoría de las mujeres, dijo para la revista "The edit" de Net-a-porter: "Creo que tengo mejor cuerpo ahora que antes de tener a mis hijos. No es sólo porque lo trabajo mucho, cosa que antes no hacía, sino también porque ahora está más formado y eso me gusta. No se trata de poseer un físico de Barbie, se trata de tener las curvas correctas, sean del tamaño o proporciones que sean".

Eso sí, cada vez que tuvo a cada uno de sus hijos, fue obligada a ponerse en forma en tiempo récord. "Después de Anja, sólo tenía tres meses para perder peso antes del show de 2008 y tuve que volver al programa de 1.200 calorías que tanto odio". Por eso, lleva una dieta equilibrada con pequeños gustos incluídos: "Todo gira en torno a la moderación y variar un poco cada día. Obviamente, trato de no excederme con la pasta, pero si estoy en Brasil, donde todo es pasta y pan delicioso, pues obviamente como. Cuando regreso a Los Angeles, lo compenso con ensaladas de pollo y pescado con verduras".

Si pensás que hacer dieta te cuesta solo a vos, estás equivoacada. La bella reveló los permitidos que se da y son para llorar: "Cada vez que me pongo a dieta, todo va cuesta abajo. Así que si quiero un pequeño bocado de chocolate negro o disfrutar de un cóctel con mis amigos el fin de semana, lo tengo. De hecho, tomo un vaso de vino con la cena casi todas las noches y dos o tres veces por semana voy con mi hija Anja a por una taza de té con una magdalena".

Además, declaró que cuando era más chica no comía tan bien: "Cuando empecé a generar mi propio dinero a los 15 años, me gustaba ir al supermercado y llenar la cesta con galletas, helados y yogur. Todo los dulces que puedas imaginar. Hay ocasiones en los que aún me tomaría un paquete entero de galletas, pero luego me recuerdo a mí misma que la sensación posterior no es buena. Además claro que supondría, a largo plazo, perder mi trabajo y eso es un gran incentivo".
Fuente:

Más Leídas