cholunotas - Rolling Stones Rolling Stones
martes 22 de marzo de 2016

El día que Keith Richads amenazó con un cuchillo a Donald Trump

En 1989, antes de un show en Atlantic City, el guitarrista de los Stones amenazó al magnate hotelero, que intentaba hacer prensa a costa de la banda.

A medida que pasan los días, Donald Trump se ríe más (por dentro y por fuera) de aquellos que hasta hace unos meses, nomás, cuando hizo pública su intención de tratar de quedarse con el "trono" de la Casa Blanca, ponían una cara de: "bué, pero no llega, se cae..."

Y como pasan los días y el magnate inmobiliario y hotelero parece estar cada vez más cerca de ser el candidato republicano para la presidencia de los Estados Unidos, ahora las caras se preguntan, cada vez más perplejas: "¿Se cae realmente...?"

Así, por estos días, todo lo relacionado a Trump es noticia. Y ni que hablar si la historia en cuestión involucra a los Rolling Stones, con protagonismo absoluto de Keith Richards, amenazante navaja en mano...

Pasó así, hace más de 20 años, según lo narró Michael Cohl, histórico promotor de la banda, y recoge medios coomo NME y Vanity Fair: 1989, gira Steel Wheels, con una escala programada en el casino-hotel de Trumps, el Boardwalk de Atlantic City.

Después de negociar con Cohl, Trump se convierte en promotor del concierto, pero con una condición: a los Stones no les gusta su imagen y le piden al multimillonario del jopo dorado que, pese a ser el dueño de casa, no logre promoción en base a la banda. "No se preocupen: yo me ocupo de Trump!", sentenció el promotor.

Sólo que Trump hizo exactamente lo contrario: sin que la banda supiera, convocó una conferencia de prensa en una de las suites de los Stones. "¡Vamos Donald, ¿qué haces?! Prometiste que ni siquiera estarías aquí y que no harías este tipo de cosas", lo increpó Cohl. "Ellos me dijeron que lo hiciera Michael. Ellos me rogaron que subiera".

Cuando los músicos se enteraron, Richads se puso furioso. Conocida su afición a coleccionar cuchillos y navajas, siempre anda con una encima. Y esta vez, la empuñó, la clavó sobre una mesa (hermoso plano detalle que Tarantino no dejaría pasar) y amenazó: "¿Qué demonios tengo que hacer? Uno de nosotros debe de abandonar el edificio: ¡es él o nosotros!".

Epílogo: Trump desistió.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas