Buenas Nuevas Buenas Nuevas
domingo 17 de julio de 2016

Payamédicos: Paz, amor y humor por un mundo mejor

Ellos son como superhéroes, o al menos lo son para los niños de muchos hospitales de Mendoza que los esperan cada semana.

Esta ONG, que depende de la Asociación Nacional Payamédicos fundada por el médico psiquiatra José Pellucchi, utiliza el humor como tratamiento terapéutico y con el objetivo de buscar el bienestar del paciente a través de la risa. Visitan a los pequeños internados y les devuelven la alegría a pesar del dolor.

Para conocerlos mejor entrevistamos a Luis Orellano, profesor de geografía y bailarín de folclore, quién realizó la publicidad de nuestro suplemento y nos introdujo en el mundo de los Payamédicos.

¿Cómo llegas a ser un Payamédico Luis?
Este curso lo comencé en marzo y hace un mes estoy en el hospital central que es donde realiza las intervenciones mi doctor. Realmente me empezó a interesar esta actividad cuando vi como un grupo de payas le sacaban a una sonrisa, al menos 10 minutos al día, a mi sobrina que estaba gravemente internada en el hospital.

¿Desde cuándo está esta ONG en Mendoza?
Existe desde el 2011. Nuestros dispositivos son: Hospital Notti, Español, Central, Perrupato, Fundación Consentidos, Asociación de Equinoterapia del Jockey club
En el Sur: Hospital Schestacow (San Rafael), Enfermeros argentinos de General Alvear y Hospital Regional de Malargüe.

¿Qué es ser un Paya para vos?
En lo personal, siempre me gustó dar una mano. Creo que nos quejamos mucho de todo, pero siempre me pregunté qué hacía uno para cambiar las cosas que no le gustan. Desde qué lugar uno coopera, ¿no? También pasé muchos momentos en hospitales. Sé de qué se trata estar 24 horas en un hospital, y sé que la gente necesita un rato de alegría. Al menos una imagen de color rompe la rutina de una habitación monótona y el blanco de los hospitales. De repente, aparece un payamédico con colores brillantes y ya cambia la energía. Esa persona se sonríe en medio de un momento difícil. Una persona con un estado emocional óptimo tiene más herramientas para curarse. Si lo anímico decae, la enfermedad le pasa por encima.

¿Cómo se prepara una persona para ser un Payamédico?
Tanto nosotros como cualquier otro grupo de payamédicos tenemos un mismo fin: dar una mano al paciente hospitalizado. Pero en nuestra formación (que dura 9 meses) tenemos payateatralidad, payaética, normas de seguridad en el vestuario, nos enseñan cómo utilizar las palabras. Somos muy cuidadosos. Trabajamos el aspecto ético y estético del payamédico. No están permitidos colores como el negro, bordó gris y bordó. Hay estudios que analizan los estímulos de los colores. Un color vivo te genera bienestar.

No usamos palabras como cielo, fin, fuego, cosas que simbolizan la muerte. Decir, hola, ¿cómo estás? puede provocar una respuesta susceptible. Trabajamos en no invadir el espacio del otro. Ni siquiera llevamos regalos. La salud emocional es algo intangible, y si llevas algo le pones una dimensión a esa cura. No queremos intercambio material. No hay mejor intercambio que un excelente estado anímico.

¿Cuántos son actualmente?, ¿Hay médicos entre ustedes?
Sí los hay. Pero no es exclusivo. El concepto es trabajar en contexto hospitalario y poder capacitar en normas de bioseguridad. Un payamédico no tiene que saber sólo de medicina. Por eso somos personas que nos desempeñamos en cualquier campo laboral y simplemente nos une esa necesidad de ayudar al otro produciéndole unos minutos de felicidad. Actualmente somos 600 payamédicos.

¿Qué experiencia personal recordas que te llena el alma?
Dos recuerdos se me vienen a la mente: el primero fue cuando en medio del curso de payateatralildad, nos hicieron cerrar los ojos y nos colocaron la nariz de color naranja diciéndonos al oído " bienvenido". Fue un momento muy emocionante para todos. Y el segundo en una intervención en el hospital central en la que logramos con mis compañeros sacarle una sonrisa a una familia que estaba muy triste, y sus caras lo trasmitían. Esa sensación de lograr eso que para muchos no significa nada, para nosotros nos llena el alma.

¿Qué objetivo te propones?
Particularmente, seguir creciendo y aprendiendo al lado de otros doctores, quiero brindar amor por un mundo mejor. Como payamédicos el objetivo es que nos sigan abriendo las puertas más hospitales y que se sigan sumando personas con sed de ayudar a dar una mano.

¿Qué mensaje te gustaría dejar a los mendocinos?
Me gustaría resaltar que no hace falta ser payamédico para construir un mundo mejor. Alcanza con estimular y enseñar que con pequeños actos podemos cambiar y sentirnos más lindos como personas. Que se puede ver lo positivo de cada día y que es solo cuestión de cambiar nuestra perspectiva de vida. Y finalmente nuestro mensaje en general que es Paz, Amor y humor por un mundo mejor.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas