Buenas Nuevas Buenas Nuevas
lunes 08 de agosto de 2016

Maximiliano Matto: "Lo Imposible No Existe..."

Maximiliano Ezequiel Matto, nació un 9 de mayo de 1992, en Marcos Paz, con una agenesia de miembros inferiores y miembro superior derecho, y escoliosis congénita.

A partir de la Natación y gracias al especial apoyo de su Madre, sus abuelos, y profesionales del deporte, comienza a descubrir su poder de lucha, superando muchas barreras, que enfrenta desde su nacimiento.

Con el tiempo... y sin abandonar sus estudios, se adueña de una gran trayectoria personal, que lo pone en escena como Nadador Paraolímpico Internacional Argentino; medalla de plata en los Juegos Parapanamericanos Juveniles en Bogotá en 2009. Y luego, de una etapa inactiva, se reencuentra con la competencia, apresando la medalla de oro en los Juegos Parasuramericanos de Santiago de Chile, en 50 metros pecho. Vive y entrena arduamente en el CeNARD, además está finalizando su carrera de abogacía y nos representará en Río.

¿Cuándo comenzaste, en dónde y porque ese te dio por nadar?

Comencé a los 4 meses de vida, con la natación para bebés, esta disciplina se realiza con las madres de cada bebe. Iba tres veces por semana a la ciudad de Merlo – Buenos Aires, y mi mama se metió conmigo hasta mis dos años. Además de tener la agenesia de miembros inferiores y miembro superior derecho, tengo escoliosis congénita, es decir, que tengo una desviación de columna. Los médicos al ver mi patología, me recomendaron que haga natación, como algo recreativo y también terapéutico, en pocas palabras era por mi salud.

Háblanos de tú Mamá, y grupo familiar...

Soy hijo de padres separados, mi mamá se llama Mónica Melian, es empleada administrativa del municipio de Marcos Paz, donde yo nací un 9 de mayo de 1992. Mujer trabajadora, que se esforzó por darme todo lo que estaba a su alcance, ya que trabajaba a más no poder.

Mientras Ella estaba en su trabajo, me cuidaban mis abuelos maternos, Laura Carrizo (cocinera en un lugar para jóvenes con capacidades diferentes) y Nelson Melian (actualmente jubilado).

Soy un joven de 22 años con una discapacidad motriz, agenesia de miembros inferiores y miembros superior derecho, de nacimiento, que no se supo la causa. Pero mi Mamá, no pensó en el porqué, sino en el para qué. Me hizo ser una persona independiente, con mis limitaciones, con mis defectos y virtudes, pero hoy en día soy un hombre independiente, que vive solo en el CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y me manejo solo diariamente, sin ningún tipo de ayuda.

¿En qué club comenzaste, y quién fue tu primer entrenador?

De ir a natación para bebés, en la ciudad de Merlo, pase a hacer natación con una profesora, Viviana Mignani, en la Sociedad Atlética Pabellón Argentino (S.A.P.A). En ese momento tenía 4/5 años, y ya me hacían nadar varias piletas, luego venia el momento recreativo. Luego de esta profesora, entro al club Mariano Arcardini, que a su vez fue mi ex profesor de Educación Física en la secundaria. Con él estuve desde los 8 hasta los 11 años.

¿Tus primeras experiencias, y qué sentiste?

En el año 2005, me informan que se abrió la inscripción para jóvenes con discapacidades motrices en los juegos juveniles bonaerenses. Yo no lo tomaba como algo competitivo, sino para demostrar lo que venía haciendo y nadie sabía. Y a principio de ese año, se ofreció el Sr. Hugo Liendo para entrenarme para dicho evento, en el cual gane medalla de oro, en ese momento competí en 25 metros libre.

¿Qué te brinda la natación actualmente?

Actualmente, la natación es TODO en mi vida, más allá de que es un deporte, esta disciplina la tomo como un estilo de vida. Cambio mucho mi aspecto físico, ya que hace un año atrás tenia 12kilos más que ahora, conozco gente que necesita ayuda y uno desde su lugar puede asistirlos de distinta maneras, historias, lugares. Gran parte de lo que soy hoy en día, y a los logros que obtuve es gracias a este deporte.

¿Cómo son tus entrenamiento y tu rutina?

Entreno 10 sesiones semanales, lunes, martes, jueves y viernes doble turno en el agua, miércoles y sábados uno solo, y además hago preparación física de lunes a viernes. Mi rutina empieza a las 6:30 de la mañana todos los días, cuando me cambio, agarro mi mochila, y me voy al comedor a desayunar, ya recargando energía para afrontar el entrenamiento en la pileta del Club Atlético River Plate que empieza a las 8:15 todos los días. Por lo general, hago gimnasio de 8:15 a 10:00am, y de 10:00am hasta 12:00hs aproximadamente estoy en la pileta. De allí, vuelvo al CeNARD (lugar en el que vivo actualmente), almuerzo y descanso 2 o 3hs, para estar listo a las 17:00hs estar entrenando, esta vez en la pileta del CeNARD.

¿Quiénes te entrenan y te acompañan en el deporte?

Yo soy la cara más visible pero atrás de mí tengo un gran equipo de trabajo. Entrenadora en el agua: Marcela Belviso, excelente entrenadora, muchos de los chicos que ella entreno fueron a los Juegos Paralimpicos, Mundiales y Parapanamericanos. Fernando Sablich: Entrenador/Preparador físico, él se encarga de que hagamos gimnasio. Yo pertenezco al Club Atlético River Plate, y estos entrenadores trabajan para dicho club.

Por otra parte, tengo mi nutricionista Nelio Bazán y mi psicólogo Alfredo Fenili, ellos dos trabajan en el CeNARD.

¿De niño, dónde estudiaste y actualmente en qué te estás formando?

Hice el Preescolar en el Jardín Trampolín en Marcos Paz, y desde primer grado hasta el último año de la secundaria estuve en el Instituto Nuestra Señora de Fátima. Estos colegios no eran para jóvenes con capacidades diferentes, sino para cualquier niño que quería aprender, y estoy más que agradecido que me incluyeron de excelente manera, los directores, maestros y profesores y los alumnos.

Actualmente estoy en cuarto año de abogacía, me falta poco para terminar esta carrera. Una vez que me reciba, seguiré la parte penal y luego me inclinare a balística y dactilería.

Tus próximos objetivos o metas, de nadador y profesional

A nivel profesional es terminar mi carrera y recibirme. Como nadador es ahora mismo, Río 2016.

Lo que quieras decir, o agregar...

Lo imposible no existe, solo tarda un poco más de tiempo. Las barreras se las pone uno, si quieres algo, ve y consíguelo. Sin excusas.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas