Buenas Nuevas - Malarg√ľe Malarg√ľe
miércoles 21 de diciembre de 2016

La magia de "volver a ver"

Mario Enrique Araya Tolosa tiene 82 años, es de nacionalidad chilena y vive hace años en Malargüe, en el sur de Mendoza. Pasa sus días en uno de los hogares que la Dirección de Atención de Adultos Mayores tiene en ese departamento. No tiene familiares que lo ayuden o puedan hacerse cargo de él, ni tampoco recursos para solventar sus gastos.

Luego de perder la visión de sus dos ojos, su independencia y movilidad se vieron drásticamente reducidas, motivo por el cual Vendimia Solidaria se puso en contacto con él para poder hacerle una revisión ocular y donarle la operación láser de cataratas. Con la coordinación de Fundagem, el Dr. Carlos Alberto Scipione y la Dirección de Atención de Adultos Mayores, Mario fue seleccionado para la intervención quirúrgica.

Esta elección dijo el Director de Atención de Adultos mayores, Lic. Adolfo Saenz "se realizó entre muchas otras personas que viven en los macro hogares del estado. Para esto se tuvo en cuenta que hay lugares de la provincia, como Mal argüe, donde cuesta que los efectores lleguen para atenderlos".

Los días previos a la intervención láser, Mario fue trasladado desde el sur provincial hasta el hogar Santa Marta de ciudad, donde se hospedó mientras se realizaba todos los exámenes pre quirúrgico. Una vez realizados todos los exámenes, y comprobando el buen estado de salud de Mario, el Dr. Pedro Miranda socio y fundador de Dyter Centro Oftalmológico, fue el encargado de llevar adelante la cirugía y los controles post operatorios.

Vendimia Solidaria y Dyter es la primera vez que trabajan en conjunto. En palabras del Dr. Pedro Miranda, socio fundador de Dyter: "ojalá este caso marque el principio de un camino de acciones en conjunto para ayudar a nuestra sociedad".

Una Vida de lucha

Comenzó a trabajar a los 14 años y así aprendió el oficio de soldador, al cual se dedicó toda su vida y por el cual presumiblemente haya perdido la vista en uno de sus ojos. Lo que sumado a las cataratas propias de la edad, lo han dejado prácticamente sin visión.

Mario hace tres años que se encuentra alojado en un hogar para gente mayor, dado que al perder la visión ya no puede estar solo, ni vivir en el campo como lo hacía. Es una persona muy independiente, a quien las cataratas le quitaron la posibilidad de andar sólo, hacer sus tareas, y sobre todo poder leer, uno de los grandes placeres que este hombre tenía. Para él la lectura es un viaje que le ha permitido conocer muchos lugares, situaciones y personas.

El cambio que a partir de ahora tendrá en su vida, gracias a la operación donada por Vendimia Solidaria y Dyter centro oftalmológico, es más que significativo. Es devolverle la libertad a un hombre acostumbrado a valerse por sí mismo. Es volver a leer y viajar por mundos y situaciones desconocidas. Es poder disfrutar sus años de vejez haciendo lo que le gusta.

Fuente:

Más Leídas