Buenas Nuevas - Mendoza Mendoza
martes 08 de agosto de 2017

El único hospital geriátrico de Mendoza

Vendimia Solidaria ha colaborado con el Hospital Héctor Gailhac, de Las Heras, en diversas oportunidades. Acercando soluciones, estando presente en las necesidades de nuestros queridos viejitos.

El paso del tiempo es inevitable. De a poco todos vamos envejeciendo. Encontrar en Mendoza una institución abocada íntegramente al cuidado de nuestros viejitos, sobre todo aquellos más vulnerados, los que no tienen familia, los que viven en situación de calle o los que está delicados de salud, es toda una declaración de principios como sociedad.

En Mendoza contamos con el único hospital geriátrico de la provincia, el Héctor Gailhac, dedicado exclusivamente a atender a las personas mayores.

Ana Recalde de Arboit pertenece a la Cooperadora del nosocomio, y lo que hacen es ver las necesidades que surgen en la institución y tratar de paliarlas. Son el nexo entre el hospital y otras instituciones que colaboran con él.

Así, surge el trabajo en conjunto con el Programa Vendimia Solidaria, de Fundación Grupo América.

"Desde la Cooperadora siempre hemos presentado diversos proyectos a la fundación y siempre hemos contado con el apoyo de la misma y de Daniel, su presidente. Siempre han estado con nosotros, han estado presentes", señaló Ana Recalde.

Uno de los proyectos que presentaron a Vendimia Solidaria, fue la adquisición de una lavadora, para poder mantener el ritmo de trabajo y limpieza que el lugar demanda.

El momento en el que Fundación Grupo América entregó la lavadora industrial fue recordado por Ana Recalde como un momento de gran alegría "porque lo donado es de mucha utilidad, ya que se sacan entre 400 y 500 kilos de ropa limpia por día. Era algo que necesitamos por muchos años y no la obteníamos de ninguna manera. Hasta que finalmente la conseguimos", comentó.

Para Dora Sarmento, médica gerontóloga y directora interina de la Institución "trabajar con los abuelos, que siempre son los más olvidados es un gusto, un orgullo"

"Por eso es que la colaboración de Vendimia Solidaria es tan importante para nosotros, han colaborado mucho y en diversas oportunidades con la institución. Los pacientes, los profesionales y la dirección estamos sumamente agradecidos. Esta humanización entre instituciones y ONG es fundamental para nuestro hospital" dijo la doctora.

Honrar a los ancianos supone un triple deber hacia ellos: acogerlos, asistirlos y valorar sus cualidades, poniendo énfasis en una sociedad plenamente humana.

Hay sociedades donde la vejez es sinónimo de respeto, de sabiduría y de experiencia. Para progresar como sociedad, el desafío está en tomar el potencial que los adultos mayores poseen.

Fuente:

Más Leídas