Buenas Nuevas Buenas Nuevas
lunes 20 de marzo de 2017

China es el nuevo líder en energía verde

China implementa nuevas estrategias y se muestra como líder mundial en producción de energía renovable, con el propósito de revertir su huella de carbono, es decir, la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos tanto por efecto directo o indirecto.

Es de público conocimiento que China ha sido uno de los principales emisores de contaminación a nivel mundial durante los últimos diez años: según explican los miembros de la organización The Climate Group, se espera que China produzca cerca del 32% de las emisiones de gas invernadero para 2020, como consecuencia de la continua búsqueda de petróleo y sus derivados, así como el mantenimiento de las minas de carbón –el combustible con los índices más altos de polución en el aire–.

Sin embargo, el trabajo conjunto del gobierno chino y diversas organizaciones sin ánimo de lucro pretende revertir esta situación. Desde hace poco tiempo, el gigante asiático ha logrado convertirse en el principal productor de energía renovable, con un incremento del 25 % en su producción de energía sustentable. El objetivo es reducir su huella de carbono en apenas 10 años.

Diferentes agencias internacionales –dentro de las cuales se destaca la agencia norteamericana Bloomberg– han reportado el amplio avance de China, que desde 2014 ha llevado al país como productor de energía verde a la cima, superando a sus seguidores cercanos por más del doble de producción.

Según reportes, en 2014 China produjo un total de 433 gigavatios de energía verde (EE.UU. alcanzó 182 gigavatios durante el mismo período), lo que refleja el gran interés por disminuir el consumo de carbón y petróleo.

Uno de los principales aliados en esta búsqueda es la fuerza hídrica, que permite a las centrales hidroeléctricas producir el 21 % de la energía consumida por los habitantes del país. Igualmente, se destaca el crecimiento de la producción de energía eólica –las cifras internacionales señalan que uno de cada tres turbinas se encuentra en China–, así como el uso de la energía solar, que abarca el 17 % de la capacidad solar mundial y aportó 17,5 gigavatios en 2015.

Fuente:

Más Leídas