lunes 18 de septiembre de 2017

Baile y canto para festejar la independencia chilena

Miles de trasandinos llegaron a la plaza Chile para la Fiesta de la Hermandad.

El termómetro de la primaveral tarde-noche mendocina marcaba 21 grados, pero el calor no le impidió lucir estoico e impecable su poncho, botas, espuelas y sombrero que lo caracterizaban como un tradicional huaso chileno. Martín Barraza nació en Quintero, Valparaíso, hace sólo 3 años y acaba de conocer Mendoza, pero los primeros acordes de una cueca lo decidieron a sacar a bailar a su madre y el niño se convirtió en la sensación de los festejos de la plaza Chile.

"Desde que se levanta hasta que se acuesta anda con su traje de huaso, pero nunca había bailado ante tanta gente. Ni lo dudó cuando lo invitaron a subir al escenario con el ballet de mayores", contó ayer, mientras recibía felicitaciones y pedidos de selfies, la madre, María Fernanda Segovia.

La pasión del pequeño bailarín se contagió rápidamente a los presentes y en pocos minutos había tantos bailarines arriba del escenario como abajo. Otros tantos elegían ver ambos espectáculos desde las mesas de los distintos puestos de comidas de los que salían a pedido, paellas, empanadas y motes con huesillo.

Los organizadores de la Fiesta de la Hermandad que año tras año realiza el centro de residentes Gabriela Mistral en la plaza Chile, celebraron que este año las fiestas patrias en el vecino país se celebraran lunes y martes, lo que generó un fin de semana extralargo para los trasandinos, muchos de los cuales decidieron festejar en Mendoza.

"Han venido muchos compatriotas. Por las consultas que tuvimos, el sábado ya el 50% de los comensales eran chilenos", confió Edwin Tapia, un chileno que hace 37 años vive en Mendoza y es dueño de uno de los tradicionales puestos de comida, que desde hace 10 años monta en la plaza Chile.



Fuente:

Más Leídas