afondo - Brasil Brasil
viernes 21 de julio de 2017

Ya no sos mi Margarita, pero aún no eres Margot

Como esos bichos que sufren mutaciones y se transforman en otra cosa, el Mercosur ha cambiado de piel y de discurso. No es que ayer fue gusano y ahora sea mariposa. El Mercosur va siguiendo, a los tumbos y muchas veces con magra eficacia, los tiempos históricos de sus países.

Durante varios años el Mercado Común del Sur fue la nave insignia para conducir al populismo latinoamericano hacia supuestos destinos de grandeza. Fueron tiempos de chavismo, de kirchnerismo, de apolillado castrismo.

Hoy el marco ideológico no está para pastiches al gusto bolivariano. Venezuela ha derrapado hacia el autoritarismo. Dilma fue destituida por el Congreso. Lula ha sido condenado a 10 años de prisión acusado de corrupción. En Ecuador, Correa entregó el gobierno a un delfín, Lenín Moreno, que no quiere seguir su libreto. Y Cristina Fernández de Kirchner tiene más futuro en los tribunales federales que en la política nacional y popular.

cristina en campaña.jpg

Las corruptelas han hecho estragos nada menos que en el progresismo, ese albur en el que solíamos colocar el destino de nuestras repúblicas. La realidad ha vuelto a demostrar que los dirigentes de izquierda pueden ser tan corruptos como los de derecha o de centro.

En 2015 el timón de la región se encabritó y nos fue llevando a otras aguas. La brújula política nos empezó a marcar como norte el liberalismo político. En el caso de la Argentina, con un toque desarrollista y gradualista.

A Mauricio Macri se sumó Michel Temer en Brasil. En Brasilia las formas han sido más duras por la efervescencia política que abrió la caída de Dilma y el futuro con grietas de Lula.

mercos-3.jpg
Post cena. Cornejo dejó la comida con cancilleres para recibir a Macri y Awada.
Post cena. Cornejo dejó la comida con cancilleres para recibir a Macri y Awada.

En Paraguay gobierna Horacio Cartes con un equipo de técnicos. En Perú, Pedro Kuczynski sigue la impronta liberal que ha prevalecido tras la dictadura de Fujimori.

Uruguay y Chile son dos naciones singulares donde la palabra socialismo tiene más que ver con el liberalismo social a la europea que con los nac y pop latinos.

Sobrevive Evo Morales, quien ha tenido la habilidad de mantener un discurso de izquierda con cánones de economía clásica.

evo-morales-1.jpg
Evo Morales. 
Evo Morales.

El Mercosur nos lleva al tango. Está entre Margarita y Margot.
Fuente:

Más Leídas