afondo afondo
jueves 02 de agosto de 2012

Vivir en la Tierra

Postales de un flagelo que afecta a más de 170 millones de personas en el subcontinente. El fotógrafo argentino Andy Goldstein captó con su lente la intimidad de la pobreza en 14 países de la región para una muestra itinerante. Galería de imágenes

¿Cómo es la vida en los asentamientos de América Latina? La pregunta llevó al fotógrafo argentino Andy Goldstein a iniciar un viaje con 14 escalas: los países de la región en los que fotografió a los habitantes de barrios carenciados y casas precarias.

En Gardenia, Brasil, Goldstein retrató a Débora de Jesús da Silva, de 28 años, empleada doméstica desempleada. Con ella, sus hijos: el menor, de un año y once meses; la mayor, de nueve. "Si se miran las fotografías de las viviendas de diferentes asentamientos informales en distintos países, es casi imposible determinar dónde fueron tomadas. La pobreza es una sola", señala el artista a BBC Mundo.

La serie, titulada Vivir en la Tierra, consta de 67 fotografías de gran formato que sintetizan las realidades de los más de 174 millones de personas que, según datos de la CEPAL, viven en condiciones de extrema pobreza y exclusión social en el continente.

Para elegir los asentamientos, el artista contó con la colaboración de la Fundación Un Techo para mi País.

"Comencé a preguntarme de qué modo se ‘presentarían’ hoy las personas ante la cámara si el fotógrafo intentara no alterar la escena, o si lo hiciera en el menor grado posible", explica Goldstein a BBC Mundo. Lo puso a prueba en 1985, con su serie "Gente en su casa", de la que se desprendió este nuevo proyecto sobre asentamientos.

Según el autor, para las sesiones de foto diseñó una serie de reglas que ayudara a sus modelos a asumir "la importancia del acto de posar": los invitó a "posar para un libro de fotos" y dejó en sus manos la elección de dónde, cómo y cuándo. "Yo, por mi parte, me reservé la elección del punto de vista, lo que me permitió mostrar el contexto", agrega Goldstein.

El proyecto llevó dos años de trabajo de campo, con el apoyo financiero de la Fundación Ford y el acceso a los asentamientos en los que la organización Techo lleva adelante su labor humanitaria.

"La carencia extrema no resta dignidad a las personas que la sufren", dice Goldstein cuando enumera las conclusiones que sacó de su trabajo.

La muestra itinerante de Goldstein, que recalará en varias ciudades del continente, se puede ver por estos días en Ciudad de México.

Como premisa de trabajo, el fotógrafo argentino buscó lograr "una mirada incisiva pero respetuosa y no intervencionista" sobre una realidad en cuyo centro siempre hay un ser humano "de una gran dignidad a pesar de su pobreza".

Para Goldstein, otra conclusión irrefutable de este proyecto artístico: "la profunda injusticia que evidencian las imágenes denigra a las sociedades que la hacen posible", opina el fotógrafo.

Fuente:

Más Leídas