afondo - Sol Sol
miércoles 20 de septiembre de 2017

Una estrella gira tan rápido que se destruirá a sí misma

Se trata de la estrella Regulus A, una de las estrellas más brillantes de nuestro firmamento, que se encuentra a 79 años luz de distancia de la Tierra.

Casi 50 años después de que se pronosticara que las estrellas de rotación rápida emitirían luz polarizada, un equipo de científicos liderado por investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) ha observado el fenómeno por primera vez. Un nuevo hito en astronomía.

Teniendo en cuenta este descubrimiento, los científicos confirman que la increíble velocidad de rotación de Regulus A va a abocar a la estrella a un su fin y más pronto de lo que se pensaba.

Su velocidad de rotación es de 320 kilómetros por segundo, esto es, tarda menos de 15 horas en dar una vuelta completa sobre sí misma (nuestro Sol tarda unos 25 días) y gira a un 96,5% de su velocidad terminal (en la que la fuerza centrífuga supera su propia gravedad).

¿Qué es la luz polarizada?
Normalmente, las ondas de luz viajan en cualquier dirección que deseen, golpeando y rebotando objetos a nuestro alrededor, pero también pueden ser polarizadas, lo que significa que todas giran en una dirección particular.

En 1968, los astrónomos J. Patrick Harrington y George W. Collins II, predijeron que una estrella que gira rápidamente emitía luz polarizada porque gira tan rauda que su forma se distorsiona en una forma oblicua aplastada.

Si bien estas ideas de hace más de 50 años impulsaron el desarrollo de una serie de instrumentos destinados a detectar la polarización en el espacio interestelar, hasta ahora no se había conseguido capturar la polarización de una estrella de este tipo.

Esto ha sido posible gracias a un nuevo instrumento ultrasensible llamado High Precision Polarimetric Instrument o HIPPI. "El Instrumento Polarimétrico de Alta Precisión, HIPPI, es el polarímetro astronómico más sensible del mundo", comenta Daniel Cotton, coautor del trabajo.

Los astrónomos apuntaron con el telescopio hacia Regulus, una estrella azul de primera magnitud situada a 79 años luz de distancia de la Tierra, en un sistema cuádruple junto a Regulus B y C, una enana roja y una enana naranja en la constelación de Leo, y clasificada como la 22 ª estrella más brillante del cielo nocturno.

Ahora, gracias a esta primera detección de luz polarizada de una estrella que gira rápidamente, sabemos que Regulus está girando a 320 kilómetros por segundo, tan rápido que la estrella está básicamente a punto de desintegrarse.

Esta nueva medición es útil no solo para entender a la propia estrella, sino que nos abre nuevos caminos para revelar más detalles de algunas de las estrellas más grandes y calientes que existen, permitiéndonos descubrir más datos sobre sus ciclos de vida.

"Anteriormente, el campo se ha limitado en gran medida a estudiar material externo a las estrellas o aquellos con campos magnéticos extremos. Ahora somos capaces de sondear parámetros fundamentales de la atmósfera estelar en sí misma", concluyen los autores a la revista Nature Astronomy.

Fuente: Muy Interesante

Fuente:

Más Leídas