afondo - tecnología tecnología
miércoles 25 de mayo de 2016

Una estadounidense ganó el célebre Premio Millennium

Es la ingeniera bioquímica Frances Arnold, por sus descubrimientos en el campo de la evolución dirigida.

La Academia de Tecnología de Finlandia concedió el Premio Millennium de Tecnología, el galardón más importante del mundo en este ámbito, a la bioquímica estadounidense Frances Arnold por sus descubrimientos en el campo de la llamada evolución dirigida.

Arnold recibió el prestigioso premio, considerado el Nobel de tecnología y dotado con un millón de euros (U$S1,1 millones), de manos del presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, durante una ceremonia celebrada en el aula magna de la Universidad de Helsinki.

El jurado internacional del premio, presidido por el catedrático finlandés Jarl-Thure Eriksson, destacó la importante aportación de Arnold en un campo de la biotecnología que permite crear proteínas modificadas y mejoradas con múltiples aplicaciones industriales, en sustitución de muchas materias primas no renovables.

"Las innovaciones de Arnold han revolucionado el lento y costoso proceso de modificación de las proteínas, y hoy sus métodos están siendo utilizados en cientos de laboratorios y empresas de todo el mundo", señaló en un comunicado la Academia de Tecnología de Finlandia.

El método Arnold
Las proteínas modificadas se utilizan cada vez más en la industria para remplazar procesos de producción muy caros o que emplean materias primas fósiles en la fabricación de papel, combustibles, medicamentos, productos textiles y químicos de uso agrícola, entre muchos otros.

Arnold, profesora del Instituto de Tecnología de California (Caltech), ha desarrollado un método que permite crear en el laboratorio proteínas y enzimas con unas propiedades que estas moléculas no tendrían sin la intervención humana.

Imitando la evolución natural, el método de Arnold genera mutaciones al azar en el ADN de las proteínas les confieren nuevas propiedades, un proceso que se repite, mediante la selección de los genes más apropiados, hasta lograr moléculas con un interés industrial concreto.

En su discurso de agradecimiento, la científica estadounidense señaló que la evolución dirigida permite al ser humano superar su incapacidad para explicar cómo las mutaciones afectan al comportamiento de las proteínas y predecir posibles beneficios.

"Ahora podemos usar la evolución para hacer cosas que ningún ser humano sabe cómo diseñar. La evolución es el método de ingeniería más poderoso del mundo y debemos hacer uso de ella para encontrar nuevas soluciones biológicas a los problemas", subrayó Arnold.

La científica ha dedicado gran parte de su carrera a desarrollar una industria química respetuosa con el medio ambiente, basada en la biotecnología y en el uso de materias primas renovables que ofrezcan una alternativa viable a los métodos y compuestos tradicionales.

Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas