afondo - Brasil Brasil
martes 07 de junio de 2016

Una amistad única contada de forma única

En Mil rosas robadas, el escritor Silviano Santiago se revela a sí mismo documentando el vínculo que lo unió a un referente del rock brasileño.

Pocas novelas ofrecen tantas frases para archivar y atesorar de por vida como Mil rosas robadas, la flamante obra del escritor brasileño Silviano Santiago. Este texto le mereció el año pasado el Premio Océanos a la mejor novela en portugués, uno de los certámenes más importante de las letras que tiene Brasil.

Aunque no se trata de una novela convencional, en la que se narra en orden y detallando hechos significativos que pasean al lector por un principio, un núcleo y un desenlace, este libro es valioso por su forma y su carácter. Es sumamente original, pero a la vez intrincado, obligando al lector a repasar más de una vez algunas de sus frases.

En esta historia, conocemos a dos amigos que lo han compartido todo y que la muerte está a punto de separar para siempre. Frente a esta realidad, uno de ellos se toma el trabajo de ponerse en el rol de biógrafo del compañero que está a punto de partir y narrar así, con lujo de detalles, cómo se conocieron y qué rasgos son los que motivaron que él sintiera tal pasión y admiración por él.

Los más interesante, además de la deliciosa manera en la que construye sus frases Silviano Santiago, es que parte de esta historia salió de hechos reales.

Desde la sinopsis, los lectores somos advertidos de que este material transita por el medio de una ruta en la que convergen ficción, memoria y biografía, dado que entreteje fragmentos del discurso amoroso que unió a dos figuras claves del Brasil de la segunda mitad del siglo veinte.

Para quienes no viven en ese país o desconocen a los personajes aquí presentes, el que está a punto de morir es Ezequiel Neves, alias Zeca, uno de los más grandes periodistas y productores de rock brasileño y quien fue descubridor y divulgador de músicos como Cazuza y Barão Vermelho.

El otro protagonista, que es quien relata los pormenores de esta amistad, la cual va desde que ambos son niños hasta la vejez, es un profesor, pero también el alter ego del autor de la obra: Silviano Santiago.

Parte biografía, parte homenaje, pero por sobre todo Mil rosas robadas es una novela de formación en el sentido de que cuenta el pasaje desde la niñez, pasando por la adolescencia hasta llegar a una adultez tan gay como rebelde.

Un detalle interesante planteado por el escritor es que existen vínculos que, a pesar del tiempo y la distancia, permanecen, casi como si fueran ancestrales y obligatorios para el desarrollo pleno de la vida de un sujeto.

Las páginas además se nutren de los conocimientos culturales que posee Santiago, de manera que aprendemos con gusto detalles de cintas clásicas de Hollywood, historias sobre astros de la música internacional y secretos del detrás de bambalinas del mundo teatral portugués.

Del autor se puede destacar que es novelista, ensayista y poeta. Asimismo, es uno de los referentes culturales obligados de la comunidad LGTB brasileña, que en este texto refleja una pasión fraternal que nunca se convirtió en sexo, pero que fue igual de intensa que la llama de cualquier encuentro erótico.

Santiago tiene 79 años y es autor de 15 libros entre novelas, obras de poemas y colecciones de ensayos. Además de escribir, se desempeñó como profesor universitario en casas de estudio de Canadá, Estados Unidos, Río de Janeiro y Francia.

En 2013, obtuvo el Premio Machado de Assis en Brasil y un año después, se alzó con el Iberoamericano de Letras José Donoso.

Ediciones Corregidor ha sido responsable de la publicación de varios libros de Santiago en Argentina. Entre ellos aparecen: En libertad; Stella Manhattan y Las raíces y el laberinto de América Latina.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas