afondo - cambio climático cambio climático
viernes 17 de junio de 2016

Según la ONU, se pierden 23 hectáreas por minuto como consecuencia de la desertificación del suelo

El organismo aseguró que "debido a la sequía y a la desertificación se pierden cada año 12 millones de hectáreas".

La desertificación y la degradación del suelo es la responsable de la pérdida de 23 hectáreas de tierra cultivable por minuto en el mundo, convirtiéndose en una de las principales preocupaciones de los especialistas que consideran que, de no encontrar una solución efectiva, a largo plazo podría causar no sólo la escasez de alimentos sino también un aumento en las migraciones de las poblaciones, lo que pondría en peligro la estabilidad de las naciones.


En el marco del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, establecido en 1994 por la Asamblea General de las Naciones Unidas para fomentar la conciencia pública sobre el tema, el organismo aseguró que "debido a la sequía y a la desertificación se pierden cada año 12 millones de hectáreas (23 hectáreas por minuto), donde se podrían haber producido 20 millones de toneladas de cereales".

Esta cifra confirma que "la pérdida de tierra cultivable es 30 o 35 veces superior a la tasa histórica" y que afecta a 1.500 millones de personas.

"Sin una solución a largo plazo, la desertificación y la degradación de las tierras no solo afectarán el suministro de alimentos, también propiciarán un aumento de las migraciones y pondrán en peligro la estabilidad de muchas naciones y regiones", afirmó el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Y agregó: "Por esta razón, los dirigentes mundiales decidieron que lograr la neutralización de la degradación de las tierras sería una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

Asimismo, explicó que "la desertificación, la degradación de las tierras, la sequía y el cambio climático están interrelacionados" ya que como consecuencia de este deterioro del suelo "las sequías son más intensas y se producen con más frecuencia, al igual que las inundaciones y las temperaturas extremas".

"Más del 50 por ciento de las tierras agrícolas están mediana o gravemente degradadas, y cada año se pierden 12 millones de hectáreas de tierra que dejan de ser cultivables", remarcó el funcionario.

La desertificación de la tierra es un proceso de degradación ecológica en el que el suelo fértil y productivo pierde total o parcialmente el potencial de producción.

Las causas principales de esta problemática son la destrucción de la cubierta vegetal de la tierra, la erosión del suelo y de la falta de agua, factores en los que el ser humano contribuyó durante siglos como consecuencia de actividades como el cultivo y el pastoreo excesivos o la deforestación.

Según las últimas cifras difundidas por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 35 por ciento de la superficie de los continentes puede considerarse como áreas desérticas en las que sobreviven millones de personas en condiciones de persistente sequía y escasez de alimentos.

Otras de las consecuencias directas de la desertificación de la tierra son el notable incremento en la cantidad de tormentas de arena, la baja productividad del suelo y la extinción total o parcial de especies salvajes.

En el marco de la celebración de este día, las Naciones Unidas organizaron una serie de actividades en las redes sociales para concientizar a la población mundial sobre necesidad de proteger y restaurar la tierra bajo el lema "Proteger el Planeta. Recuperar la tierra. Participación de la gente".

Asimismo, las autoridades del gobierno chino, realizarán en en Beijing, China, el evento conmemorativo central, durante el cual presentarán un plan estratégico para neutralizar la degradación de la tierra, elemento clave para el logro de otros objetivos de desarrollo sostenible y de forma especial para la promoción de un crecimiento económico duradero e inclusivo.
Fuente: Télam

Más Leídas