afondo afondo
domingo 20 de marzo de 2016

¿Se comían entre ellos?

Una investigación supone que los neardentales pudieron extinguirse por el canibalismo.

Los neandertales, la otra especie humana inteligente, desapareció hace unos 40.000 años de Europa, donde había vivido durante 300.000, por causas que todavía son un misterio, uno de los más grandes de la historia de la evolución humana. Existen diferentes hipótesis sobre esta extinción, como los efectos de un cambio climático, aunque una de las más fuertes la relaciona con la presión ejercida por la llegada de los Homo sapiens, anatómica y genéticamente diferentes, con quienes coincidieron durante un buen número de generaciones. El último estudio de un equipo de investigadores españoles va por esta misma línea, aunque añade un factor inquietante: el canibalismo.

Jordi Agustí, profesor de investigación ICREA del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) en Tarragona, y Xavier Rubio-Campillo, del Centro de Supercomputación de Barcelona, han escrito los resultados de su trabajo en la revista Quaternary International. Los científicos utilizaron un modelo informático muy sencillo basado en el canibalismo «alimentario» de los neandertales, un comportamiento derivado de la necesidad que ahora nos parece abominable, pero que era una práctica extendida entre esa especie humana, según se ha podido comprobar en diferentes excavaciones como El Sidrón, en Asturias; Zafarralla, en Málaga, y otras en regiones de Francia y Croacia.

«Cuando hay recursos limitados, el canibalismo es una ventaja para la supervivencia, una buena estrategia, lo que explica los muchos casos que se han registrado no solo entre los neandertales, sino también en otras especies humanas, incluso mucho antes, como el Homo antecessor de Atapuerca», explica Agustí.

Pero cuando se introduce una segunda especie no caníbal, el hombre moderno, que compite por los mismos recursos, las cosas cambian. La especie caníbal va menguando y se ve desplazada por la nueva población. «Esto nos permite explicar la extinción de los neandertales sin acudir a hipótesis más complicadas», señala el investigador. «En Ciencia, si hay una explicación sencilla que aclara un fenómeno, no es necesario acudir a otra más complicada. Es lo que se llama la navaja de Ockham», añade.

Ese comportamiento inherente a los neandertales no nos exime de culpa. A juicio del investigador del IPHES, «seguimos siendo la causa de la extinción de los neandertales. Según este modelo, si nosotros no hubiéramos entrado, ellos habrían seguido poblando Europa exitosamente».

La investigación fue realizada con el supercomputador «Mare Nostrum» de Barcelona durante semanas a pleno rendimiento. Los investigadores planean ahora complicar su modelo y realizar nuevas simulaciones que tengan en cuenta otros factores de las condiciones en las que vivían los neandertales.

Fuente: abc.es

Más Leídas