afondo afondo
jueves 12 de enero de 2017

Ropa sin género

Para 2017 se imponen, entre otras cosas, los prints florales para hombres y la ropa de corte masculino para mujeres.

A inicios del año las tendencias de moda pretenden dirigir el consumo y lo logran. Para 2017 se imponen, entre otras cosas, los prints florales para hombres y la ropa de corte masculino para mujeres.

Sin embargo, algunas marcas le han apostado a que esa tendencia no sea pasajera. Quieren que las faldas puedan ser usadas por ellos todo el año y que el esmoquin sea una opción permanente para ellas. No importa si es hombre o mujer quien lleve sus prendas. Se dedicaron a hacer ropa sin género.

"De tiempos atrás hemos visto cómo la mujer ha buscado trascender en aspectos sociales, políticos o culturales, nuestra marca es un reflejo de eso", dice Tatiana Betancur, una de las tres creadores de Agender, una marca local que salió de la necesidad de una de ellas. "Cuando me iba a graduar de la universidad no quería ir de vestido ni tacones. Empecé a buscar y terminé comprando un traje para niños porque para mujer no lo ofrecían y de hombre no había mi talla", explica Laura González.

En Medellín marcas como Orozco, que solo pensaban en públicos masculinos, ven cómo las mujeres los buscan por su corte masculino, "les encantan los jeans de hombre, por eso hago tallas pequeñas", afirmó su diseñador Jorge Orozco en una entrevista pasada para este diario.

Otro ejemplo es el diseñador bogotano Ricardo Pava, quien lleva más de 25 años dedicado al diseño para hombres. En sus últimas colecciones y pasarelas sus modelos, mujeres y hombres, llevaban pantalones y faldas indiscriminadamente.

Grandes marcas como Zara, Givenchy o Prada han mostrado sus colecciones andróginas pero según Martha Cálad, directora del laboratorio de Inexmoda "no solo estamos hablando de andróginas, sino de la superación de esa dicotomía, de asumir que nada es exclusivo de un género, por eso podemos escoger de acuerdo con nuestra individualidad".

Fuente:
El Colombiano

Fuente:

Más Leídas