afondo afondo
domingo 23 de julio de 2017

Rezando el rosario en la Contracumbre pagana

¿Dónde quedó el socialismo del siglo XXI que pregonaba Chávez? En Venezuela, no. Seguramente en Noruega, Finlandia o Islandia.

Un periodista me dijo el jueves pasado que la llamada Contracumbre o Cumbre de los Pueblos realizada en la Universidad Nacional de Cuyo había sido para él mucho más importante que el encuentro oficial del Mercosur al que asistieron seis presidentes sudamericanos.

Estoy acostumbrado a escuchar disparates y defiendo que cada uno piense lo que se le ocurra. La uniformidad es aburrida y, sobre todo, peligrosa.

Y, precisamente, la mayoría de los que asistieron a esta Contracumbre son cultores de la uniformidad.
En realidad no fueron a discutir nada, fueron a rezar el rosario.

Allá y aquí

En la Cumbre oficial por lo menos hubo discrepancias.

Evo Morales y Tabaré Vázquez tuvieron visiones distintas de las expuestas por Mauricio Macri o Michel Temer acerca de cómo hay que encarar el derrape de Venezuela hacia el autoritarismo.

No hubo en los medios de Mendoza uniformidad acerca de cuánta gente participó en la Cumbre de los Pueblos.

Para algunos hubo 300 personas, para otros 600, y no faltó el que fijó en 800 la concurrencia.
En una de esas crónicas se habló de "presencias notables".

Interesado, pensé que se trataba de algún destacado ensayista contracultural, pero no.

¿Quiénes eran? Escuche: en primer término el representante diplomático de Nicolás Maduro en la Argentina, Carlos Martínez Mendoza.

¿Y sabe quién más? Una delegación de San Luis encabezada por el vicegobernador Carlos Ponce, quien asistió en nombre del gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Las empoderadas

La Contracumbre dispuso, además, darles la presidencia honoríficas del encuentro a Milagro Sala y a Nelly Rojas, líderes nacional y local de la Tupac, una organización civil cooptada por el kirchnerismo.
Ambas están detenidas y acusadas de desviar en provecho propio dinero público destinado a la construcción de viviendas sociales.

Esta forma"nacional y popular" de hacer política tenía por finalidad "empoderar" (como le gustaba decir a Cristina Kirchner) a líderes u organizaciones civiles.

Rajá de acá

Con ese sistema se salteaban a las reparticiones oficiales por las que legalmente deben discurrir esos fondos a fin de que pasen por los filtros y controles que fijan las leyes.

Varios de esos líderes sociales seguramente hicieron las cosas bien.

Según las investigaciones que lleva a cabo la Justicia, ése no fue el caso de Milagro Sala ni el de Nelly Rojas.

La misa

Durante la Contracumbre resonó en la Facultad de Artes de la UNCuyo –con insistencia contraproducente– la palabra neoliberalismo, la supuesta razón de la que nacen todos los males del mundo.

"Patria sí, colonia no", cantaban los asistentes mientras el embajador venezolano advertía de "que estamos viviendo un proceso de recolonización en América Latina".

¿Habrá incluido en esa colonización a la que recibieron en Venezuela de los ayatolás de Irán, de la Rusia autoritaria de Putín o de la Cuba de la familia Castro enquistada de manera vergonzosamente monárquica en la tierra de José Martí.

El cuco

Según esa visión, lo que pone en peligro a las democracias y a las economías regionales es solamente el liberalismo, no la ineficacia del populismo de izquierda, que, como en el caso de Venezuela, ha llevado a ese país a una fenomenal crisis política y económica, pese a ser uno de los principales productores de petróleo del mundo.

O el caso del populismo kirchnerista que después de 12 años de gobierno dejó al país con 30% de pobres y con una historia de corruptelas que mete miedo.

O el de Lula, que después de haber sido una ilusión para buena parte del progresismo del mundo derivó a un aquelarre de corrupción por el que acaba de ser condenado a diez años de cárcel.

Dígame

¿Y dónde quedó el socialismo del siglo XXI que pregonaba Hugo Chávez?

Seguramente en Noruega, en Finlandia, en Islandia.

Y en todos esos países que han sabido aunar con inteligencia lo mejor del liberalismo (sin neo) con lo mejor del socialismo.

Es decir, democracias sociales que creen en la libertad, en la iniciativa privada, en la libertad de prensa, en los controles, en la eficiencia.

Pero que también creen en la justicia social, en la igualdad de oportunidades, en la educación de calidad como base del crecimiento personal y social.

Y en el esfuerzo. Y en los premios y castigos. Y en la Justicia independiente.

El culto

Lo del jueves fue una misa pagana. Con sus curas, sus monjas y sus fieles. Todos cantando "Patria sí, colonia no" como si fuera un mantra o un aleluya, o una oración a la Virgen.

Todos bajo la advocación de Milagro Sala, Nelly Rojas, de los autos de alta gama de toda la parentela y de los maravillosos bolsos con millones de dólares de Josecito López.
Fuente:

Más Leídas