afondo - Facebook Facebook
martes 31 de mayo de 2016

Recomiendan que los padres negocien con los chicos un control de las redes sociales

Facebook es uno de los sitios que permiten delitos y ciberacosos. Entre los 10 y 12 años aconsejan tener la clave de la cuenta y siempre hablar sobre los peligros con los hijos.

Se llamaba Micaela. Tenía 12 años. La niña protagonizó la noticia más reciente acerca de un asesinato, como desencadenante de un engaño de un joven en Facebook. Pudo ser Julieta o Nicolás, tener 11 o 16 años, ser cualquier hija, sobrino o hermana. En épocas donde las redes sociales son parte de la rutina diaria, los peligros y delitos que facilitan acechan a todos, pero los niños y adolescentes son los más vulnerables.

Además de conocer y tener presentes algunas recomendaciones para evitar brindar datos que pueden ser usados en su contra o para estar alertas, según los profesionales es fundamental que los padres o adultos negocien con los chicos su acompañamiento y control del uso que hacen de las redes, para prevenir robos y acosos o violaciones.

"Siempre suelen transcender los casos trágicos y tomamos consciencia cuando muere una adolescente o niño. No mueren todos los días, pero sí todos los días hay muchos chicos que están siendo víctimas de extorsión o acoso sexual y que lo llevan en silencio, por vergüenza a la reacción de los padres o por ser señalados en la escuela. Las redes sociales son las plataformas por excelencia utilizadas por los agresores", aseguró el abogado Jorge Javier Chaves, titular del programa de Prevención de Violencia TIC y Delitos Informáticos del Ministerio de Seguridad, haciéndose eco del estremecedor desenlace que tuvo la vida de Micaela que fue asesinada por Jonathan Luna (26), un joven que la había engañado a través de un perfil ficticio en el cual se había hecho pasar por otra niña de su edad (ver página 16 de Policiales). Durante la búsqueda, la madre ya vinculaba la desaparición de su hija a las interacciones que ella mantenía en Facebook.

Esta red social no es la única que utilizan los jóvenes (también está Snapchat, Twitter o Instagram), pero es la más popular y de más fácil acceso, también para los adultos. Esto que puede ser una desventaja, permite también que los padres puedan supervisar la actividad de sus hijos, sobre todo en la etapa de la adolescencia que es cuando gozan del manejo y la libertad en la red.

"Los padres tiene que decirles: a vos te encanta y podés disfrutar, pero para mí es importante al menos saber qué redes usas y de qué manera te vinculás; a partir de ahí vamos juntos decidiendo acerca de cuánto te dejo para vos y cuánto lo podemos hacer juntos", explicó el psicólogo Emiliano Barrera, al mencionar la necesidad de una "negociación" en el vínculo parental, para que los jóvenes no pierdan la sensación de control que buscan, pero permitiendo ser supervisados.

"No hay que bajarles el mensaje diciéndoles 'vos sos un adolescente naif que no sabe manejar las cosas', porque el chico lo toma como una descalificación", agregó, destacando que la edad recomendable para que se inicien en las redes sociales puede variar pero que el foco debe estar en la supervisión de su actividad.

"Entre los 10 y 12 años se les puede permitir, pero sí en ese caso hay que tener un control directo, y yo recomendaría que tengan la clave. Cuando ya tienen 15 o 16 no, pero sí que juntos lo vean", detalló el psicólogo sin desestimar tampoco que los padres creen sus propias cuentas e interactúen con ellos. Es que, aclaró, los niños hoy ya nacen en un sistema donde gran parte de las relaciones humanas se dan así y que internet puede ser un canal de vinculación recomendable ya que sus hijos pueden responder, quizás, antes un mensaje en un chat (sobre todo de WhatsApp) antes que una llamada.

"Los padres tienen que estar presentes, pero realmente. Con diálogo, charlas, proponiéndoles actividades en el mundo on line. Tocar estos temas en la mesa y charlarlos, decirles: 'mirá lo que pasó'. Mostrarles la realidad", especificó Chaves.

En los talleres que ellos realizan en escuelas primarias y secundarias, resaltan como consejos (sobre todo en Facebook) examinar cualquier solicitud de amistad y no subir información personal comprometedora. Entre las alertas ante un posible ciberacoso, el funcionario enumeró el estar atentos al lenguaje que puede pasar de coloquial a erótico, a las preguntas íntimas y no acceder a pedidos de grabación de videos. Ante esto, sugieren, bloquear al contacto, denunciarlo en la misma red y dar aviso a un adulto.
Fuente:

Más Leídas