afondo - Stamateas Stamateas
domingo 10 de abril de 2016

¿Por qué nos cuesta delegar?

Columna de autoayuda: "Quiero un cambio".

Por Bernardo Stamateas*
bernardoresponde@gmail.com
*Psicólogo, sexólogo y escritor. Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio, Fracasos exitosos, Más gente tóxica y Nudos mentales, entre otros.


Si bien muchas personas están sobrepasadas de tareas y se quejan de que no tienen tiempo libre para ellos mismos, a algunos les cuesta delegar. Es decir, confiarle la responsabilidad de la ejecución de una tarea a alguien. Tal es el caso de una madre o un padre, un jefe o el líder de un equipo.

¿Cuáles son las razones más comunes por las que una persona no puede (o no desea) delegar en otros?

En primer lugar porque no quiere perder protagonismo. No está dispuesto a entregar su poder (aunque se trate de la autoridad de un padre sobre un hijo) a otro porque siente que podría perder su importancia. Es la típica persona que busca hacer todo por él mismo, aunque luego se lamente por ello.

Por lo general, se trata de alguien narcisista. El crédito debe ser todo suyo. Su actitud ocasiona que el trabajo, o la tarea a realizar, se demore más de la cuenta.

En segundo lugar porque no se siente capaz de realizar su tarea y no quiere que los demás lo noten.

Esta persona suele tener baja estima, la cual lo lleva a creer que los demás pueden hacer la tarea mejor que él. Confunde el hecho de delegar con debilidad.

En el fondo, no quiere reconocer que no tiene conocimiento o aptitud sobre alguna cuestión. Por eso, intenta abarcarlo todo, aun cuando no tenga la capacidad de desempeñar su tarea, y no acepta que alguien más posea las condiciones ideales para llevarla a cabo en su lugar.

Las personas inseguras son incapaces de delegar porque no reconocen ni aceptan sus límites.

Pero también es cierto que, a la hora de delegar una tarea, se pueden cometer algunos errores. A saber:

*Delegar como una máquina: Las personas bajo su cargo, ya sea hijos, empleados o miembros de un equipo, se darán cuenta de que quiere sacarse la responsabilidad de encima.
*Asignar a dos personas la misma tarea: Tal vez se logre la meta propuesta, pero esas personas muy probablemente terminarán enfrentadas en el proceso.
Algunas pautas para delegar eficazmente:
*Delegar la tarea sin abandonar la responsabilidad: El encargado de una tarea determinada debe supervisarla siempre que la delegue en otro, pues esta sigue siendo su responsabilidad.
También debe establecer de forma expresa qué es lo que el otro tiene que hacer. Resulta altamente motivador alentar a la persona a la que se le encomendó la tarea y felicitarla por cada paso bien cumplido.
*Estar al comienzo y al final de la tarea delegada, nunca en la mitad: También debe permitir que la persona desempeñe su tarea a través de su propia creatividad, es decir que suelte su potencial. Si delega, no debería intervenir en absoluto en su realización, ya que si lo hiciera dejaría vacante su autoridad para "simetrizarse"· con el otro.
*Delegar en la persona más capacitada para la tarea: Al momento de delegar es fundamental buscar al mejor. En el caso de un proyecto laboral, puede resultar muy caro delegar una tarea en alguien solo para que "se sienta útil" o "esté ocupado en algo". En la mayoría de los casos, la tarea quedará inconclusa o no se realizará bien.
*Delegar a tiempo puede ahorrarnos problemas, agotamiento o estrés: De modo que, si ya no podés manejar tus tareas diarias, tal vez sea momento de que comiences a delegar en otros.

¿Te cuesta delegar? ¿Cómo actuás cuando te delegan una tarea?
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas