afondo afondo
miércoles 31 de agosto de 2016

Pablo Plotkin: "Trato de que los personajes suenen convincentes"

Ciencia ficción: dos hermanos que luchan por sobrevivir en una Buenos Aires distópica es la trama de Un futuro radiante, la primera novela del periodista.

Tras los cuentos La mañana del robot, Chispas y Mamá Rosa, el periodista Pablo Plotkin se lanzó a escribir una novela de ciencia ficción atrapante con personajes entrañables.

Un futuro radiante acaba de llegar a las librerías y plantea una Buenos Aires postapocalíptica en la que dos hermanos buscan salvar sus vidas a medida que se van complicando las relaciones fraternales a fuerza de secretos y encontronazos.

Acompaña a los protagonistas una galería de personajes bizarros que habitan un mundo plagado de contaminación, nuevas drogas y casas convertidas en catacumbas.

En diálogo con Diario UNO, el periodista de la revista Rolling Stone contó cómo encaró la construcción de esta su primera novela y adelantó que quizás su próximo texto esté más vinculado al mundo policial.

–Se nota la influencia que tuvieron en vos Bradbury y Vonnegut, ¿siempre la primera opción fue escribir ficción?
–En realidad nunca me planteé hacer una novela de género puro, pero sí tenía un escenario apocalíptico como marco. Quizás mis principales influencias por ese lado eran Ballard, Cormac McCarthy (en especial La carretera) y también Marcelo Cohen que inventa vidas cotidianas en futuros extrañísimos, con cosas delirantes y a la vez muy familiares. No me propuse seguir reglas del género, sino escribir una historia en la que quisiera pasarme un par de años, que es lo que me llevó el proceso.

–Como periodista, te relacionás con gente nueva todo el tiempo y muchas veces tenés que hurgar en sus pensamientos cuando los entrevistás. ¿Cuánto te ayudó toda esa experiencia en la construcción de los personajes?
–Escribir ficción y no ficción tiene más cosas en común de las que uno podría suponer. Para ambas hay que investigar, observar, estructurar. Y sí, el trabajo del entrevistador consiste en escuchar y convertir la conversación en materia escrita. Con los diálogos de ficción es algo similar, sólo que inventados. Siempre se trata de "escuchar" a los personajes y que suenen convincentes, aun en la lógica delirante que puedan tener en algunos momentos de Un futuro radiante.

–Es bastante realista la novela en el sentido de que el lenguaje suena realmente como el que usarían dos hermanos... ¿Lo buscaste así?
–Sí, son dos hermanos porteños, más o menos ilustrados y con cierto historial de calle. La idea era que sonaran reales.

–¿Cuánto influyó en la historia el auge de series y películas postapocalípticas?
–No mucho, la verdad, es un género que consumo desde que soy chico, y creo que a esta altura funciona como un tablero en el que puede pasar cualquier cosa, es un contenedor fantástico. De todas formas, yendo a productos actuales, algo de eso se puede ver en los mejores momentos de The Walking Dead.

–¿Cuánto de vos hay en el personaje principal?
–Supongo que el narrador tiene muchas cosas de mí, y hay espacios y personajes familiares que aparecen, pero no más que eso. El protagonista me cae simpático, diría, pero no es precisamente alguien admirable, ni comparto muchas de sus apreciaciones sobre el mundo.

–Elegiste hacer capítulos cortos, lo cual hace la lectura muy dinámica, ¿por qué?
–No lo sé. Creo que tiene que ver con mi dinámica laboral. No puedo enfrascarme full time en la escritura de ficción, porque mi trabajo periodístico ocupa la mayor parte de mis horas de escritura, así que tal vez la estructuración en capítulos cortos responde a ese ritmo de entrar y salir todo el tiempo de la historia.

–Dijiste que empezaste esta novela hace unos años y sin mayores expectativas. ¿Hay otras novelas en tu "compu" que no hayás terminado o que estés empezando?
–Sí, empecé a escribir algunas cosas para una nueva historia. Hay un personaje femenino en el centro y a priori parece más cercana al policial, pero no tengo idea de en qué derivará.

Ciencia ficción para devorar
Un futuro radiante, la primera novela de Pablo Plotkin se lee en menos de una semana porque resulta verdaderamente adictiva, casi tan adictiva como las nuevas drogas que se venden en la Buenos Aires distópica por la que se mueven sus protagonistas.

A pesar de que plantea una ciudad consumida por una serie de explosiones tóxicas, se trata de una historia muy real y vigente.

Dos hermanos están en el centro de la acción: uno intenta dejar Buenos Aires en busca de su salvación y el otro es víctima de una epifanía que lo lleva a dedicarse al cuidado de los infectados del barrio.

La historia también se abre al pasado y descubrimos que la niñez de estos hermanos no fue siempre tan feliz y que los secretos que no comparten entre ellos podrían cambiar sus vidas.

Con un lenguaje coloquial y un sinfín de referencias a la cultura popular, esa de la que tanto ha escrito en los años que lleva en la revista Rolling Stone, Plotkin ha logrado una novela que deleita, entretiene y divierte.

Temas populares como la devoción por la música del pasado y personajes que evocan a vedettes como Nazarena Vélez, Un futuro radiante merece ser leída y disfrutada al máximo.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas