afondo afondo
viernes 08 de septiembre de 2017

Necesitamos más "barriletes cósmicos"

Sin creatividad, la ciencia, la tecnología, las artes, los negocios y la educación se paralizarían.

Dos equipos de investigadores, de la Universidad Radboud de Nijmegen (Holanda) y de la Universidad de Tecnología de Sídney (Australia) han unido fuerzas para investigar una forma sencilla de influir en la creatividad y es, escuchar música. Así es; los expertos descubrieron que escuchar música positiva puede mejorar nuestra capacidad para ser creativos.

¿El progreso nos vuelve menos creativos?
En un mundo de creciente complejidad, algunos investigadores creen que, como sociedad, nos estamos volviendo menos creativos a medida que pasan los años. Si esto fuese así, podría representar un obstáculo para las generaciones futuras.

Para investigar la influencia de la música en la creatividad, los expertos contaron con la participación de 155 personas que cumplimentaron un cuestionario para evaluar su estado de ánimo actual. Luego, dividieron a los voluntarios en 5 grupos: 4 de ellos con distintas piezas musicales y el último como grupo de control en el que solo hubo silencio.

Las piezas musicales seleccionadas de menor a mayor actividad/ritmo fueron:
-Carnaval de los Animales: XIII. El Cisne de Camille Saint-Saëns (Calma)
-Las 4 estaciones, Opus 8, Número 1, RV 269, Primavera - Movimiento 1. Allegro de Antonio Vivaldi (Feliz/Alegre)
-Adagio for Strings, Opus 11 de Samuel Barber (Triste)
-Los planetas: Marte, Bringer of War de Gustav Holst (Ansiosa)

"Este proyecto es único ya que, a nuestro entender, es el primero en probar experimentalmente si escuchar tipos específicos de música facilita la cognición creativa", explican los autores.

Una vez que la música había comenzado, se pidió a los participantes que completaran una serie de tareas cognitivas probando niveles de pensamiento creativo convergentes ( pensamiento lógico y que ofrece la mejor respuesta a un problema) y divergentes (haciendo combinaciones de pensamiento inesperadas, transformando información de forma insólita... en definitiva: ser creativo).

Los individuos que presentaron las soluciones más innovadoras y útiles fueron clasificados como más altos en creatividad divergente, mientras que aquellos que se acercaron a la mejor solución posible, obtuvieron mejores marcas en creatividad convergente.

Conclusiones
Los expertos descubrieron que escuchar música alegre, en comparación con el silencio, aumentó la creatividad divergente (esto es, el pensamiento creativo), pero no la creatividad convergente; quizá porque es posible que la música alegre realce la flexibilidad mental y, por lo tanto, la creatividad.

El estudio tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, los niveles de volumen y los géneros musicales podrían desempeñar un papel importante y no se examinó en el estudio. Debido a que la música es tan accesible, incluso económicamente, estos hallazgos podrían tener ramificaciones considerables en educación, ciencia y empresas por igual.

Los resultados tendrán que repetirse en ensayos más amplios, pero es interesante considerar que el despliegue musical creativo de alguien puede mejorar la capacidad de otro ser creativo al escuchar su música. Es innegable que la presencia de la música ha estado presente en prácticamente todas las culturas de nuestro planeta y es posible que haya ayudado a la humanidad a superar muchos rompecabezas durante milenios.

Fuente: Muy Interesante

Fuente:

Más Leídas