afondo afondo
lunes 25 de julio de 2016

Motivación: una demanda que crece

El rol del líder o jefe se percibe desde cerca por los trabajadores y cualquier equivocación de los puestos jerárquicos impacta fuertemente.

El desafío de cautivar a los empleados es una de las preocupaciones de todo líder. Para lograr el compromiso de los colaboradores existen muchos consejos, pero el accionar depende del caso particular de cada empresa.

Las grandes firmas apuestan por charlas motivacionales, beneficios extras y otros recursos que sirven para que los empleados se "enamoren" de la compañía y la sientan propia, incluso cuando están muy lejos de formar realmente parte de ella.

Pero, ¿qué pasa con las pymes, sobre todo en las más pequeñas? En estas firmas la relación es más cercana, el trato es directo y los vínculos pueden potenciar la fidelidad con la empresa o destruirla. El rol del líder -o jefe- se percibe desde cerca para los trabajadores y cualquier equivocación de los puestos jerárquicos impacta más fuerte.

Oscar Silvero, gerente de Assistem Recursos Humanos, asegura que uno de los errores más frecuentes es ascender a un buen empleado a una posición jerárquica sin estar preparado ni capacitado para ello, lo que genera frustración y un mal clima en general y, obviamente, la pérdida de un buen colaborador que se transforma en un mal jefe. Según él, otra de las fallas más comunes en la que puede incurrir el jefe es en hacer un juicio de valor con efecto halo, es decir, valorar positiva o negativamente a un colaborador en forma general por alguna cualidad o característica específica sin confirmar si lo hace mal o bien.

Asimismo, Silvero agrega: "Tener favoritos dentro del grupo genera desconfianza entre aquellos que no están en su entorno más cercano". En esos casos, la cercanía y la confianza son factores que pueden hacer que el trato en pymes sea distinto al que se observa en otras empresas, pero es necesario marcar los límites para que no se confundan los roles. "Es importante que haya un reglamento interno que todo el mundo conozca y respete, si las cosas están claras se limita la posibilidad de que existan confusiones", expresa el especialista.

Maximiliano Schellhas, director General de Staffing de Randstad Argentina, sostiene que la fidelización de los colaboradores en las pymes se logra de la mano de los beneficios que implica trabajar en ambientes y estructuras reducidas. La cercanía con el proceso de toma de decisiones, la preeminencia de las relaciones humanas y el valor del aporte individual del colaborador, siempre y cuando éstas se mantengan dentro de los parámetros esperados, son elementos que valorizan a las pymes por sobre otras empresas de mayor tamaño.

"Si bien podría considerarse que las grandes corporaciones tienen más posibilidades de ascensos, no hay que perder de vista que el potencial ascenso es también más competitivo que en empresas más chicas, ya que hay una mayor cantidad de colegas pujando por las mismas posiciones. La competitividad en las pymes es más reducida y existe una relación cercana con los dueños y la incidencia es más directa respecto de los resultados de la empresa", opina Schellhas. Según él, las pymes permiten una visión más integral del negocio. En las grandes empresas, la incidencia y la perspectiva es más micro. En contraposición, a veces en las firmas de menor tamaño surgen problemas que derivan, en ocasiones, de procesos o estructuras de gestión menos organizada.

Qué deben hacer los jefes
Schellhas cree que fomentar la comunicación y generar un feedback constante es uno de los aspectos que puede ayudar a un jefe a mantener el buen clima laboral en la empresa pequeña. Por otro lado, el especialista expone que incluso cuando las pymes no pueden competir con los salarios y beneficios de las grandes empresas, especialmente en sectores o industrias súper desarrolladas, pueden ser muy competitivas si ofrecen horarios flexibles, home office y otras condiciones que se traducen en un mejor work & life balance.

Esquemas de remuneración más agresivos atados a objetivos, una mayor cercanía con el proceso de toma de decisiones y una estructura más horizontal, con menor burocracia y niveles, son también cuestiones que hacen atractivas a las medianas y pequeñas compañías.

"No todo el mundo está preparado para el ámbito corporativo, algunas personalidades preferirán siempre ambientes más pequeños para su desarrollo profesional", agrega, y la clave está en retener a esos colaboradores que buscan desempeñarse en este tipo de empresas.

Hernán Trovero, socio en TroveroMorea, empresa de coaching y consultoría, considera que uno de los errores más comunes que comete un jefe de una pyme es confundir a los empleados con amigos.

"¿Cómo separar las relaciones en empresas con pocos empleados? Una forma de hacerlo es tener en cuenta que, como dicen los licenciados en Relaciones Publicas, 'Lo obvio, se dice", menciona.

-Una Palmadita. Los empleados siempre van a estar esperando el reconocimiento por su trabajo. Los elogios de los jefes directos siempre son importantes.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas