afondo afondo
miércoles 19 de julio de 2017

Más inconvenientes del lado chileno para cruzar la cordillera

Desde hace días el sistema informático no les funciona y realizan el papeleo manualmente. Se les congelaron las cañerías de agua y restringieron el horario de circulación.

Si estás por viajar a Chile a pasar unos días del receso invernal vas a tener que armarte de paciencia porque las demoras en el Paso Cristo Redentor son impredecibles. Por un lado, el sistema informático de Migraciones del vecino país sigue sin funcionar y los trámites se realizan manualmente. Por otra parte, el frío y la nieve, típicos de esta época del año, acechan continuamente y presionan con ocasionar delimitaciones imprevistas para circular.

El martes, luego de largos colas de espera y caravanas de automóviles el cruce estuvo habilitado desde las 13 y hasta las 19. Sin embargo, los horarios establecidos de funcionamiento son de 9 a 21. Desde Gendarmería Nacional explicaron que se restringió la atención porque el país trasandino informó que a los problemas informáticos se les sumó el congelamiento de las cañerías y paralelamente la falta de suministro de agua. Esa situación hasta anoche seguía sin solucionarse.

Alejandro Diumenjo, delegado de la Dirección Nacional de Migraciones, explicó que en Mendoza se hace todo lo posible para cooperar para que los vehículos transiten con fluidez. Dijo que un ejemplo de esta predisposición es que la aduana argentina trabajó el martes hasta las 4 de la madrugada para descongestionar la ruta y que las esperas se prolongaran lo mínimo indispensable.

"Contamos con la voluntad de que la aduana chilena trabaje hasta que puedan pasar todos los autos que hay entre Las Cuevas y Puente del Inca. Sabemos que es más lento el proceso porque es manual y los datos llevan más tiempo para constatar", manifestó el funcionario, y agregó que la idea es que todos los micros puedan pasar ya que la terminal mostró mucha afluencia de gente.

El lunes hubo esperas de hasta 9 horas para ingresar a Chile o salir del país. Eugenia Ferrer, una mendocina que volvía de pasar unos días del otro lado de la cordillera, comentó oportunamente que el malestar fue tan grande entre los conductores que se armó un piquete y la ruta quedó bloqueada hasta las 18.

Esta situación generó colas interminables de vehículos de ambos lados, algunos incluso dentro del túnel, soportando temperaturas muy bajas y con el temor de gastar el combustible que les quedaba en sus tanques para poder calefaccionarse. Por eso las autoridades reiteraron que quienes viajen sigan con detenimiento la información oficial y respeten los consejos de seguridad.
Fuente:

Más Leídas