afondo afondo
sábado 04 de junio de 2016

Los signos que no se perdonan ni un error

Nada despierta más la ira de Aries que una equivocación propia. Eso sí, no quiere que nadie se entere de su equivocación. Tauro no logra superar sus errores y puede estar toda la vida cargando con la culpa.

¿Qué juez es más implacable? ¿Cuál es más benévolo? ¿Qué signos superan antes su error para dar paso a las soluciones?

ARIES: Comete un error y enseguida se prende su rabia o su decepción. Eso sí, procura que poca gente se entere del mismo, ya que no le gusta que otros sean testigos de su fracaso. (¿Qué pasaría con su autoestima?)

Sólo comenta su metedura de pata con quien tiene mucha confianza. Y se lamenta por ella el tiempo justo. Pronto hace a un lado la autocrítica y las quejas para ponerse de nuevo en acción.

TAURO: A Tauro le cuesta más superar sus errores. Puede quedarse rumiándolos indefinidamente y cargar con más culpa de la que es saludable.

A este signo le lleva tiempo aprender a ser más benévolo consigo mismo cuando se equivoca. Y, aunque lo haga, no suele perder por el camino su marcado sentido de la responsabilidad.

GÉMINIS: Momentáneamente, queda ofuscado por el error. Tal vez, fuera de juego. Pero no dura mucho tal ofuscación.

Géminis no es dado a pasarse con la autocrítica. Hace el análisis imprescindible de la situación para poder superarla en un visto y no visto.

CÁNCER: Naturalmente que nuestro cangrejo medita sobre su error y le da unas cuantas vueltas. Es duro consigo mismo cuando se equivoca.

Lo bueno es que de su reflexión sale un cambio. Cáncer pone todo de su parte para no volver a tropezar de nuevo con la misma piedra.

LEO: Ahí donde lo ves, es uno de los jueces más implacables. Monta una marimorena dramática condenándose a sí mismo por el error.

Claro que se le pasa relativamente pronto y no pasa de ser un aficionado de la autocrítica, si le echamos un ojo a su vecino Virgo.

VIRGO: Es exigente y puntilloso cuando critica a los demás. Pero es que consigo mismo echa el resto... Él/ella a menudo reconoce ser el peor de sus críticos.

Es excesivamente duro. Habría que recomendarle que pasara unas vacaciones junto a Aries o Géminis, para que rebajara un pelín su nivel de autoexigencia. Aunque no sabemos si eso le relajaría o le estresaría aún más.

LIBRA: La procesión (o la deliberación, en este caso) va por dentro. De cara al exterior, a Libra no se le nota mucho que se pase con la autocrítica.

Internamente, es otra historia. El error cometido es una variable más para alimentar sus dudas: ¿Y ahora qué hago?

ESCORPIO: Si a Libra se le nota poco el disgusto, lo de Escorpio es una cara de póker total. Pero bastaría con que pudiéramos asomarnos a su interior para ver correr ríos de lava volcánica.

Quienes lo conocen, lo saben. Escorpio es un juez duro consigo mismo, especialmente cuando se equivoca en el área de las relaciones personales.

SAGITARIO: Generalmente, el arquero se muestra permisivo con sus errores.

Cuando mete la pata (cosa frecuente cuando se dispersa) procura ser constructivo, para que el error sirva para algo. (Muy sabia su postura, ¿verdad?)

CAPRICORNIO: En este terreno es más sensible que su vecino. Se toma en serio sus equivocaciones, como si hablaran mal de sus capacidades.

Tras la experiencia, suele afanarse en probarle al mundo (y a sí mismo) que él/ella puede hacerlo mejor.

ACUARIO: Hace autocrítica, pero no se deja llevar demasiado por lo emocional. Suele dejar que se enfríe la situación, para analizar sus errores aplicando el raciocinio.

PISCIS: Ay, Piscis... Cuando se equivoca, se siente mal consigo mismo, muy decepcionado y culpable por el daño que haya podido causar.

Es un juez terrible para sí mismo. A menudo, son los demás quienes han de animarle a que adopte una actitud más relajada ante sus equivocaciones.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas