afondo - Stamateas Stamateas
lunes 13 de junio de 2016

Los hábitos de un triunfador

Todo aquel que desee convertirse en un triunfador necesitará adquirir ciertos hábitos para lograr cambiar su mentalidad

Por Bernardo Stamateas*
bernardoresponde@gmail.com
*Psicólogo, sexólogo y escritor. Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio, Fracasos exitosos, Más gente tóxica y Nudos mentales, entre otros.
@BerStamateas
www.bernardostamateas.com

Todo aquel que desee convertirse en un triunfador necesitará adquirir ciertos hábitos para lograr cambiar su mentalidad. Si bien hay leyes que debemos cumplir, también es fundamental modificar la forma negativa de pensar, pues sin cambio de mentalidad no hay cambio.

El diccionario define la palabra hábito como "costumbre o práctica adquirida por frecuencia de repetición de un acto". Te invito a analizar las siguientes acciones que si te esforzás por incorporar en tu vida cotidiana se transformarán en hábitos exitosos:

Valorá tus logros. Reconocé y valorá todo lo que lográs. Festejalo, sin importar si es grande o pequeño. ¿Por qué? Porque cada logro es un escalón para subir de nivel y alcanzar otro mayor.

Hablá siempre de la esperanza. Si te detenés a observar, notarás que la mayoría de la gente habla de manera negativa. Vos, en cambio, elegí hablar de tus objetivos. Y siempre en positivo. Las palabras tienen poder porque son la expresión de lo que pensamos. Tu futuro de éxito está en tu boca. Aquello que declares será lo que recibirás, tarde o temprano. Por eso, decidí hablar todo lo bueno, lo que es digno de mención, tanto de vos mismo como de los demás.

Alejate de las personas incorrectas. Esto es fundamental si querés que te vaya bien en la vida. Puede sonar un tanto duro, pero la gente que no suma a tu vida te detiene y te impide avanzar. Por ese motivo, en cuanto te sea posible, mantenete lejos de los que alimentan tus puntos débiles, de los que intentan apagar tu pasión, de los que no se alegran con tus alegrías, de los que critican y se quejan todo el tiempo.

Aprendé de los errores de los demás. Aquel que es inteligente aprende de sus errores; pero aquel que es sabio aprende de los errores de los otros. La gente complicada es el mejor maestro porque nos enseña lo que no conviene hacer. Por ejemplo, si alguna vez hablaste con una persona mal de alguien y se lo contó, seguramente aprendiste a no hablar mal de nadie. Sé lo suficientemente humilde como para aprender de las equivocaciones ajenas.

Sé proactivo y no reactivo. No te limites a reaccionar ante las acciones de los otros. Formá el hábito de tomar la iniciativa, de iniciar, de proponer, de actuar antes de que lo hagan los demás.

Acercate a las personas correctas. Cuando intentamos mejorar, muchas veces admiramos a aquellas personas que lograron algo en la vida. Pero sabé que la admiración no cambia a nadie; en cambio, la inspiración colabora en nuestra transformación. Inspirate siempre en los triunfadores, que no necesariamente son personas poderosas o ricas, sino aquel que logró más que uno.

Llenate de vigor, fuerza y alegría. Cuanta más energía gastes, más energía tendrás. Y cuanta más energía tengás, más energía podrás invertir en hacer lo que amás y te acerca a tu sueño. No gastes la energía en peleas, preocupaciones y cosas sin sentido que sólo te alejan de la cima.

Soltá tu potencial a diario. Siempre hay un límite más lejano que alcanzar en el camino al éxito. En tu interior reside la grandeza. Hay habilidades, capacidades, ideas y fuerzas no utilizadas dentro de vos que debés soltar y comenzar a usar. Para ello, rompé con todos los esquemas mentales que te dicen que "no podés o no servís" y te limitan.

Si sos coherente en tu imagen, tus pensamientos, tus palabras y tu accionar, no habrá motivos para no convertirte en un triunfador.

Sólo es cuestión de dejar de hacer lo que hasta ahora no te trajo resultados para incorporar nuevos hábitos que te acerquen a un futuro extraordinario.
Fuente:

Más Leídas