afondo afondo
miércoles 20 de julio de 2016

Llegada a la Luna: un nuevo aniversario, el número 47, pero no un aniversario más

Este 20 de julio se cumplen 47 años de uno de los hitos más importantes de la historia de la humanidad: poner el pie en otro cuerpo celeste.

Por Esteban Tablón
Divulgador científico

Este 20 de julio se cumplen 47 años de uno de los hitos más importantes de la historia de la humanidad: poner el pie en otro cuerpo celeste, la Luna.

Cantidad de páginas, comentarios, análisis, películas se han dedicado a este acontecimiento, tanto que uno se pregunta si queda algo más por decir, algún detalle más por develar.

En realidad sí, por dos razones. Una, como todo evento histórico de trascendencia, la evolución de la historia misma de la humanidad y la cultura lo va resignificando, y el pasar de los años enriquece y decanta, poniendo algunos hitos en proporción, y destacando otros aspectos en su momento quizás casi desapercibidos. Por otro lado, la locura de la carrera espacial generó, con la inercia de la segunda gran guerra, de la cual ésta fue como la secuela, un frenesí de decisiones, saltos al vacío y riesgos tecnológicos, pero siempre alguno más llama la atención.

Vale repasar que el Apolo 11 tenía menos capacidad de proceso y memoria que cualquier smartphone, pero más allá del hecho meramente comparativo, es interesante pensar qué agregaba el ser humano a su rol en los albores de la computación y la tecnología de materiales, para suplir lo que ahora, con todos los avances, simplemente no somos capaces de hacer

¿Que no es cierto? Vea amigo: hoy vamos, con gente, a la estación espacial a 400 kilómetros de la superficie. La Luna está a 400.000 kilómetros, metros más o menos. Nunca, nunca más el ser humano se aventuró en el espacio profundo.

Es, finalmente, de particular interés este aniversario que nos encuentra en una situación de convivencia completamente deteriorada y enloquecida, lo que casi hace parecer a la guerra fría como un jugueteo teatralizado, pero además con un furor, signo de la época, reflejado ampliamente en el cine, casi una urgencia: ir a Marte.

Hoy seguramente haremos algunas reflexiones más. Como les digo nuevas anécdotas siempre aparecen (tengo una muy jugosa respecto de lo que ocurrió en Mendoza ese día) y además será interesante, en paralelo al siempre afable y algo más mundano festejo del Día del Amigo (instaurado justamente por este hecho).

Se podrá seguramente reflexionar sobre cómo es hoy ese acontecimiento que se hará eterno o al menos presente mientras la humanidad exista, del pequeño paso para un hombre (de paso, nada pequeño, ¿sabían?) pero un largo e irreversible paso para la humanidad.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas