afondo - Mendoza Mendoza
lunes 09 de mayo de 2016

Las simulaciones de boliches para chicos se consolidan

Cansados de peloteros, payasos, títeres, globos y piñatas, ahora los niños de 8 a 12 eligen la minidisco.

Son niños pero eligen gustos de grandes. Ahora, chicos de 8 a 12 años prefieren festejar su cumpleaños en un salón o en casa, con la única condición de que no falte música a todo volumen, luces y tragos de colores sin alcohol, como si fuera un boliche. Cansados del pelotero y de los payasos, títeres, globos y piñatas, imitan prácticas de diversión de los adolescentes y adultos.

En Mendoza una decena de empresas ofrecen este servicio, que no es nuevo, pero que con el correr del tiempo ha ido ganando cada vez más espacio. Esta nueva modalidad de festejo, denominada "minidisco" o "boliches para niños", les brinda a los padres de estos "agrandaditos" la posibilidad de alquilar un salón o trasladar equipos a un hogar, para simular la experiencia de una discoteca.

El formato no es muy distinto al de cualquier otro cumpleaños ya que, como explican los propietarios de salones infantiles, la fiesta dura tres horas y se realiza a la tarde o antes de las 23. Los padres alquilan el lugar ambientado con sillones, máquinas de humo, luces, pantallas y micrófonos para hacer karaoke. El menú incluye panchos, pizzas y una barra con jugos y licuados.

También hay empresas que no cuentan con un salón propio, pero que instalan en un garaje o en el patio de una casa, el arsenal de artefactos necesario para hacer reír y divertir a los más pequeños.

Proponen también animadores y coordinadores.

Este servicio, que tiene mucha demanda, suele también ser alquilado por algunas escuelas en las que se realizan juntadas entre los alumnos.

Testimonios
"Se trata de un formato de fiesta pensado para cubrir la demanda de niños que por su edad aún no pueden entrar a una matiné y mucho menos a un boliche, pero que disfrutan de bailar, hacer coreografías y jugar con la música. De cuatro cumpleaños contratados, tres optan actualmente por esta forma de celebrar", cuenta Carolina Leguizamón, dueña de Naranja Eventos.

"Están justo en una edad en la que quieren diferenciarse. Entre los 10 y los 13 años son un híbrido indefinido entre niños y adolescentes. A algunos les gusta contratar una cancha de fútbol para jugar con los amigos y en donde también se prenden las chicas y otros prefieren juntarse a bailar. Lo importante es que se note que ya son grandes para un inflable", explicó Andrés Gaute, de Big Bang.

"Los varones son más tímidos a la hora de bailar y se divierten más con la pelota, mientras a las niñas les encanta imitar coreografías de los cantantes de moda. Nosotros lo que hacemos es disminuir las luces y colocar más color, y despejar del salón el pelotero y el inflable para crear el ambiente de una pista de baile", describió Roxana Álvarez, dueña de Play House.

"Salvo por las limitaciones que pueda ofrecer cada lugar donde instalamos los equipos, las fiestas que organizamos para los chicos no tienen nada que envidiarle a un boliche. Ponemos todos para que se diviertan sanamente acompañados por adultos. De los 12 a los 14 tienen menos vergüenza de moverse y ya se notan varias parejitas de enamorados", contó Enrique Vanella, de Kids Karaoke.

Distintas formas de mirar esta tendencia
Como era esperable, organizar cumpleaños para niños simulando un boliche despierta opiniones de todos los tipos. Hay especialistas para quienes es una manera de quemar etapas de la infancia y otros que aprueban la modalidad argumentando que se trata de una forma de diversión con códigos propios que no tienen nada que ver con los adultos.

Este debate se repite también entre los padres dispuestos a acompañar a sus hijos y los que la rechazan de lleno. "No la dejaría ir a un cumpleaños así porque no quiero inculcarle eso a mi hija. La verdad es que ya va a tener tiempo para vivir esas cosas. Sabrina tiene 8 años y prefiero que siga jugando con las muñecas, saltando en un inflable junto con los primos de su edad o correteando a la mancha", opinó sobre esta modalidad de festejos Silvana Miranda.

Del otro lado, Eliana Torres cuenta que su hija Gillermina, de 10 años, quiere que le festejen el cumpleaños con un baile. "Ha asistido a varios cumpleaños con minidisco organizados en salones y en casas. Se divierten mucho y la pasan bien. Los padres participan y se encargan también de cuidarlos. No hay de qué temer. Siguen siendo niños que se divierten con música y luces".

-Idea extranjera. Una vez por mes, en Nueva York, la compañía Fuzipop organiza en los boliches más populares fiestas para menores de 12 años. Ofrecen cajitas de jugos, varas fluorescentes, DJ, lásers multicolores y música electrónica.
Fuente:

Más Leídas