afondo afondo
viernes 19 de mayo de 2017

Las chicas también pescan con mosca

Como novedad para este nuevo ciclo lectivo, la Escuela Mendocina de Pesca con Mosca incluye una formación especialmente pensada para las mujeres que eligen esta actividad.

La Escuela Mendocina de Pesca con Mosca (EMPM) se apresta a iniciar, el próximo 5 de Junio, un nuevo ciclo lectivo. Una de las novedades para este año es Lady Fly, un espacio especialmente orientado a la formación de pescadoras, atendiendo al creciente interés de las mujeres por esta actividad.

Viviana Piton, alumna de la EMPM, asegura: "estoy convencida que la pesca con mosca es una actividad ideal para la mujer, ya que no requiere de una fuerza especial, o tener cierta edad. También la delicadeza es un punto muy importante a la hora de pescar con mosca", expresa la pescadora, quien además ha empezado a fabricar –a "atar" en la jerga pesquera– sus propias moscas. "Conozco a muchísimas mujeres que son excelentes atadoras. Pienso que es una actividad en la que se pueden capitalizar nuestras habilidades manuales. Y es un motivo más para animarse a entrar al mundo de la pesca con mosca". Por otra parte, Viviana –quien comparte su pasión por la pesca con su esposo– destaca la devolución de la trucha a su hábitat. Se refiere a la "placentera la sensación de verla regresar al agua y marchar. Poder apreciar ese momento, valorar ese pequeño mundo que la rodea, acariciarla, tomarla con cuidado. Suelo pensar que esa trucha está en mis manos, al menos unos segundos, justamente gracias a los conocimientos que he adquirido. Y por tales conocimientos, es que también sé que no le hago daño y que al devolverla seguirá allí en su hábitat. ¡Es emocionante!", concluye la mujer.

Esteban Winkelmann, quien es vicepresidente de la Asociación Mendocina de Pesca con Mosca –entidad en la que se enmarca la Escuela Mendocina de Pesca con Mosca– valora la labor profesional de la EMPM, que cuenta entre su staff de profesores a numerosos instructores de larga trayectoria y con certificación internacional en la disciplina.

Equipo, líneas, entomología aplicada para la correcta selección de la mosca; técnicas de lanzamiento, lectura de aguas; atado de streammers, ninfas y moscas secas; y prevención de accidentes en ambientes agrestes, son sólo algunas de las temáticas que se abordan en esta formación que –como afirma Winkelmann– tiene como plus "la camaradería y amistad que surge de compartir conocimientos, intereses comunes, salidas de pesca, asaditos cerca del río", entre otras enriquecedoras y divertidas vivencias.

Gustavo Mamut, alumno del tercer nivel la EMPM, habla acerca de las motivaciones que lo llevaron a inscribirse en la escuela: "observaba a otros pescadores con mosca obtener en un día muchas más piezas de las que yo podía capturar en toda una temporada y me preguntaba si era sólo una cuestión de suerte.

Luego entendí que ellos sabían lo que hacían, a diferencia mía, que sólo revoleaba una mosca en el río. Las truchas evidentemente estaban ahí, era yo el que no sabía cómo pescarlas", cuenta. Pone énfasis en que además de manejar la caña y la línea, es importante para el pescador "conocer los hábitos de los peces, qué, cómo y cuándo comen; saber de temperatura y de lectura de aguas, entre otras variables que debemos aprender a manejar para tener éxito en la pesca", explica Mamut.

Las inscripciones para este nuevo ciclo están abiertas y los cupos son limitados.

Para mayor información ingresar a: www.ampm.org.ar.
Fuente:

Más Leídas