afondo afondo
viernes 10 de febrero de 2017

La música tiene el mismo efecto en el cerebro que el sexo y las drogas

Los participantes escucharon sus canciones auto-seleccionadas, así como dos canciones emocionalmente neutrales, seleccionadas por los experimentadores. Los sujetos fueron observados fisiológicamente y subjetivamente, calificando su disfrute

Cuando el cantante británico Ian Dury lanzó el single "Sex & Drugs & Rock 'n' Roll" en 1977, debe haber tenido alguna intuición sobre los sistemas de recompensa del cerebro. Porque, como se muestra en un estudio en Scientific Reports, el placer musical utiliza los opiáceos enfocados del cerebro, al igual que cuando tienes relaciones sexuales, comes o utilizas drogas recreativas.

Adiel Mallik, neurocientífico de la Universidad McGill en Canadá, y su equipo reclutaron a 21 estudiantes universitarios, a los cuales pagaron $ 100 por su tiempo, y les pidieron que trajeran dos canciones que realmente les gustaban. La mitad de los participantes tomaron naltrexona, una droga usada para tratar la adicción que bloquea los receptores opioides, reduciendo así las emociones positivas y negativas. La otra mitad tomó un placebo.

Los participantes escucharon sus canciones auto-seleccionadas, así como dos canciones emocionalmente neutrales, seleccionadas por los experimentadores. Los sujetos fueron observados fisiológicamente – si llegaban a hacer ceños o sonrisas en su rostro- y subjetivamente, calificando su disfrute con un pequeño dispositivo deslizante unido a una computadora. Los investigadores encontraron que tomar la droga redujo ambas medidas de disfrute, con una reducción más grande en las canciones que los oyentes seleccionaron - que tiene sentido, ya que hay más emoción en una canción que te gusta, que en otra que jamás has escuchado. En conjunto, estos resultados mostraron que los opioides impulsan el placer de la escucha musical.

Ahora sabemos por qué la música aparece en cada cultura conocida.

El hecho de que la escucha musical desencadene una respuesta neuroquímica bien definida sugiere un origen evolutivo para la música. También es posible que la música se haya desarrollado para explotar un sistema de recompensas ya existente que evolucionó para otros propósitos, como reconocer y responder apropiadamente a diversas vocalizaciones humanas y animales". Aseguran los autores, con la advertencia de que no se debe de sobre-interpretar los resultados.

Fuente: Muy Interesante

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas