afondo afondo
sábado 12 de marzo de 2016

La funcionaria ecuatoriana de alto target que vive en una nube de gases

Es indignante e increíble que una funcionaria ecuatoriana de turismo, cuyas tareas la llevan por todo el mundo, diga las incoherencias que dijo acerca de Marina Menegazzo y María José Coni, las chicas mendocinas asesinadas en Ecuador.

La subsecretaria de Turismo de ese país, María Cristina Rivadeneira, no midió sus palabras, no pensó en las dos familias destruidas de Mendoza, este lejano lugar del mundo que vaya a saber en qué target ubica la funcionaria dentro de la evidente nube gaseosa en la que vive.

Vamos frase por frase.

"Fueron dos casos aislados".

¿Qué significa esto? ¿Qué no pasa nunca? ¿Qué fue un accidente? ¿Qué como son poquitos –apenas dos asesinatos– no son importantes? ¿En qué estadística cabe? Hay que recordarle a esta señora que se perdieron dos vidas jóvenes y que para Mendoza, Argentina y, especialmente, para sus familias, no se trata de "dos casos aislados". Son dos casos emblemáticos y dolorosos que marcan a Ecuador como destino turístico y que Argentina no olvidará.

"El turista de Montañita es diferente".

Rivadeneira ninguneó a Montañita, menospreció a sus visitantes y le faltó inventar un target para poner bien en el fondo a argentinos, chilenos y ecuatorianos que buscan esta opción desde hace muchos años.

"Montañita es un lugar de turistas latinoamericanos y turistas ecuatorianos, un turista más de fiestas y no el turista cultural, donde va el turista alemán, por ejemplo", dijo.

Agregó: "Montañita es un tema de drogas, de fiestas, donde no va el turista de alto gasto, más adulto. Va más un turista argentino, chileno". Faltó que dijera: "Van los drogones, partuseros y descerebrados de Argentina y Chile".

Es cierto, Montañita no es Punta del Este ni Miami. No da con el target alemán ni el de esta señora que lo remarcó como si nada: "Inclusive, yo no he ido a Montañita porque no es mi target".

Sin embargo, Rivadeneira debe aprender que está muy mal menospreciar este tipo de turismo. Decir que quienes visitan Montañita "son turistas netamente backpacker" (mochileros) como algo peyorativo y despegarlos del turismo cultural es un error gravísimo.

No hay turismo más cultural que el del mochilero, que el de la persona que conoce las rutas, que camina los pueblos, que come lo que se come en los lugares que visita y que durante un tiempo prolongado vive como se vive allí.

Pero para entender esto, primero hay que comprender la cultura como sinónimo de costumbre de un grupo o una región. Si la funcionaria cree que el turismo cultural es solamente el "turismo gastronómico y de alto poder adquisitivo", no le queda otra que seguir mendigando a los alemanes que visiten su país.

"Yo soy mamá, esto les iba a pasar tarde o temprano".

Rivadeneira, con su target de madre ABC 1 sabía que Marina y María José tenían como destino inevitable la muerte. "Porque de ahí se iban a ir jalando (haciendo) dedo hasta Argentina", señaló.

Debe ser que existe una ley física que estipula que todos aquellos que viajan a dedo o como mochileros "tarde o temprano" van a ser asesinados. Si así fuera, hay muchos, muchísimos, que están fuera de la ley porque todavía no han muerto a pesar de haber elegido esta forma de viaje.

Además esta intuición materna se contradice con la explicación de los "casos aislados".

"Les iba a pasar en cualquier lado, pero desafortunadamente fue ahí".

Tan grande es la desorientación de esta mujer que consideró más desafortunado que los asesinatos fueran en Ecuador y no en Colombia, olvidándose de que la peor tragedia es la muerte de las jóvenes, no el lugar en el que las mataron.

Después de las barbaridades que dijo, tuvo que renunciar. Pero sospecho que "alguien de su target" la pondrá a trabajar nuevamente en un puesto similar y bien pago dentro de muy poco tiempo.
Fuente:

Más Leídas