afondo afondo
miércoles 02 de noviembre de 2016

La desesperada búsqueda de la cama de Van Gogh

Es una de las camas más conspicuas en la historia del arte. Domina gran parte del lienzo "El dormitorio", pintado por el genio postimpresionista Vincent van Gogh, en 1888, uno de sus cuadros más admirados.

La cama doble, de madera "amarilla como la mantequilla fresca", como la describió el artista en una carta a su hermano Theo, podría todavía existir y encontrarse en la localidad de Boxmeer, en el sureste de Holanda.

Así lo cree el historiador de arte británico Martin Bailey quien, en un nuevo libro, describe cómo rastreó el famoso mueble a unos descendientes de Van Gogh que lo donaron a una comunidad necesitada, en 1945, después de la liberación de Holanda en la II Guerra Mundial.

Posiblemente alguien en Boxmeer pueda tener arrumado en su desván el ilustre lecho, desde hace décadas, sin percatarse de su importancia histórica.

Vincent van Gogh originalmente adquirió la cama en septiembre 1888, con otra de huéspedes, a un costo de 150 francos cada una.

La compra fue en anticipación de la visita de su colega artista Paul Gaugin, quien se iba a quedar con él en la Casa Amarilla, en Arlés, Francia.

La Casa Amarilla, que Van Gogh también plasmó en un óleo, fue destruida por una bomba aliada, durante la Segunda Guerra Mundial.

El orgullo de Van Gogh por tener el primer hogar en que se sentía cómodo motivó su deseo por plasmar el ambiente que lo llenaba de tranquilidad en el cuadro "El dormitorio".

Fue una de sus obras preferidas, que describió en gran detalle a su hermano Theo, incluyendo el "ligero verde-limón" de las sábanas y almohadas y la "colcha escarlata".

Después de su suicidio, en 1890, esa cama y el resto de pertenencias del artista pasaron a manos de la viuda de Theo, Jo, que las llevo a Holanda y acomodó el lecho en una pequeña cabaña de huéspedes.

Allí acabó el rastro del mueble, que se pensó que habría terminado en una pila de basura. después de la muerte de Jo.

Hasta que Martin Bailey descubrió una carta escrita en 1937 por el sobrino de Jo, Willem Vincent van Gogh, en respuesta a un proyecto para establecer un posible museo en la Casa Amarilla, en Arlés.
"En caso de que se abra un centro artístico en la Casa Amarilla, puedo enviar la cama que aparece en el lienzo del dormitorio", escribió.

El proyecto nunca se realizó. La casa fue impactada por una bomba de los Aliados en 1944 y luego demolida.

En 2015, Bailey decidió ponerse en contacto con el hijo de Willem Vincent, Johan van Gogh, que en ese entonces tenía 93 años.

Él recordó que la cama había sido donada a los habitantes de un pueblo cerca de Arnhem, en 1945, que estaba muy necesitado después de los estragos de la guerra.

Tras más investigación, ese pueblo ha sido identificado como Boxmeer.

No se sabe que pudo haber pasado con la cama, pero podría encontrarse olvidada en algún desván y ahora se ha lanzado una búsqueda en el pueblo para dar con ese destacado mueble.

Van Gogh dejó dos bocetos del cuadro y, posteriormente, pintó otros dos lienzos del mismo motivo en 1889; uno se encuentra en el Instituto de Arte de Chicago y el otro en el Musee d'Orsay, en París.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas