afondo - El Siete El Siete
miércoles 23 de marzo de 2016

"Hoy el comunicador debe ser auténtico"

El mendocino Ricardo García Santander es figura de la pantalla chica centroamericana. De visita por su tierra natal, dará una charla en la Maza.

Lleva más de 15 años radicado en el exterior. Saltó sin escalas de la pantalla de El Siete de Mendoza a la de Televisa (México) y de ahí en más no hace otra cosa que acumular éxitos televisivos en Centroamérica. Tal es así que su gran labor periodística lo llevó a ser hoy el director de contenidos de Guatevisión, canal líder de Guatemala y donde emite su programa matinal Viva la mañana (VLM) con el que está cumpliendo 12 años ininterrumpidos al aire.

En su escapada anual para visitar a la familia en Mendoza, y para atender a Diario UNO, Ricardo García hizo un parate de su rutina deportiva –acababa de correr porque "desde que aterrizo en El Plumerillo que empiezo a comer tortitas raspadas, sánguches de miga y pizzas de Capri", confiesa–.

En Centroamérica y Estados Unidos lo conocen como Ricardo García Santander –tal su nombre completo–, uno de los exponentes máximos de la TV latina que ha entrevistado a figuras como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, George Bush, Hugo Chávez, Fidel Castro, el Dalai Lama, Celia Cruz, Alejandro Sanz y Laura Pausini, y en la actualidad cuenta hasta con una escuela de televisión para formar nuevas generaciones de conductores y periodistas.

"Allá (por Guatemala) no existían programas en la mañana, y a mí se me ocurrió el formato de VLM y enseguida fue un éxito. Porque allá los días arrancan muy temprano, a las cinco de la mañana, creo que hacía falta un programa así. Somos siete u ocho conductores conmigo al frente y es el programa más visto del país", explica el periodista, conductor y productor televisivo, una especie de "Adrián Suar guatemalteco" (asiente entre risas).

Ricardo está cumpliendo las bodas de plata con la profesión, y porque desde que se recibió hace 25 años no pisó más la Facultad de Periodismo de la Universidad Juan Agustín Maza, y este miércoles regresaba para ofrecer allí una charla ante alumnos de la facultad, docentes y público en general.

"La idea es platicar un poquito y compartir experiencia", anticipa en su idioma neutro ya incorporado a su habla cotidiana.

–Imagino que contarás cómo pasaste de "El Siete" a "Televisa" y de allí a Guatemala... ¿Esta última escala cómo se dio?
–Guatevisión es un canal joven, tiene 13 años. Me convocaron desde Prensa Libre, dueños del canal, para hacer una asesoría y me enamoré de Guatemala. Es parecido a Mendoza, venía del DF de México que es una ciudad caótica y Guatemala es mucho más tranquilo.

–Y ahí combinás la dirección de contenidos con la producción y la conducción...
–Exactamente, una especie de Adrián Suar pero con mucho menos dinero y menos mujeres (risas). Me dan mucha libertad para crear, entonces pude hacer VLM, un formato nuevo para ellos, hacer un noticiero creíble, con lo cual si tienes un noticiero creíble el resto de la programación del canal es creíble y puede tener éxito. Allá no había cultura televisiva, era un mercado virgen cuando llegué, con mucho por hacer y crear. Eso me entusiasmó y hoy estoy con muchísima actividad. Acá ya producía sin querer, nada me resulta ajeno, sólo perfeccioné lo que venía haciendo. Tengo mi escuela de televisión. Y estoy por recibirme de coach en ICC Internacional Coaching Comunity, lo que representa un nuevo reto en mi profesión.

–¿Cuál es la clave para ser exitoso en la televisión? Digo, pensando en vos que vivís encontrando nuevos talentos, sea en "Guatevisión" o en tu escuela...
–Hay algo que es esencial, más allá de prepararse y profesionalizarse en el arte de la comunicación, y es la proyección en el otro, llegar al otro tal cual uno es. Que seas lindo o no no define que puedas ser talentoso o exitoso en la televisión. Hoy por hoy que la televisión es más desdramatizada y la gente busca espontaneidad, el comunicador debe mostrarse natural, ser auténtico. Así uno puede llegar a la audiencia.

–¿Qué rol ocupa hoy el periodismo en una sociedad?
–El periodismo hoy tiene un rol más que decisivo en cada país, sobre todo en Latinoamérica. Ocurrió el año pasado en Guatemala que, gracias a la labor de los medios de comunicación, a la denuncia, a la investigación, sin miedo a la censura que se puede dar con el quite de pauta oficial, el presidente y vicepresidente fueron denunciados por corrupción y hoy están presos.

–¿Y cómo influyen ahí las redes sociales?
–Las redes sociales es el mejor termómetro para definir la credibilidad, el peso y la interacción del espectador con cada medio. Un medio que no es creíble, no tiene nada. Y hoy es más fácil darse cuenta si sos creíble a través de las redes. Si me pongo una peluca y hablo como tal o cual gobernante de turno, no voy a ser creíble. Más aquí, en Argentina, eso está clarísimo. Todavía sigue la grieta, algo que no se da en Guatemala, no está así de polarizado. Además, aquí hay un empoderamiento de los conductores, desde Lanata hasta Mirtha Legrand, que generan amores y odios por igual. Eso no pasa en el resto de Latinoamérica.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas