afondo afondo
lunes 30 de mayo de 2016

Explorar Marte con robots humanoides gana fuerza

Alin Albu Schäffer, jefe de robótica del Centro Aeroespacial de Alemania, dijo que el desafío no es lejano.

Las crecientes evidencias de agua líquida en Marte estimularán aún más la investigación científica y el desafío de llevar en un futuro próximo robots humanoides de exploración a ese lejano planeta, dijo Alin Albu Schäffer, jefe de robótica del Centro Aeroespacial alemán.

Inicialmente, parece factible llevar robots humanoides a Marte, que podrían ser teleoperados con astronautas desde alguna plataforma tipo Estación Espacial Internacional (EEI), que orbitaría alrededor del planeta rojo, explicó el investigador.

Sin embargo, la idea de teleoperar directamente desde la Tierra esos supuestos robots en Marte sería inviable por el momento por la enorme distancia entre ambos puntos, afirmó Schäffer.

Las esperas en la recepción de señales serían excesivamente largas: "El encargado de operar el robot podría tomarse un café incluso mientras recibe un nuevo envío desde Marte", indica con ironía.

La posibilidad de teleoperar robots desde la órbita de Marte exige además estancias espaciales muy largas de los astronautas involucrados en la misión, que son en torno a dos años y medio, según sus cálculos, teniendo en cuenta que cada trayecto de ida y vuelta duraría unos ocho meses, a los que se añadiría el tiempo exigido para los trabajos.

Pese a todo, la NASA apunta el año 2030 como fecha en la que podrían llevarse robots similares a Marte, un reto científico que se está viendo estimulado por las evidencias de agua en el planeta, insiste el experto.

Otra opción para la exploración marciana podrían ser los robots humanoides "autónomos", que habrían de manejarse perfectamente por su cuenta y tomar decisiones ante circunstancias tan variables como el terreno, con desniveles, terraplenes, rocas, cañones o cuevas.

Esta posibilidad, sin embargo, parece tecnológicamente menos viable que la anterior, por el momento.
La nueva generación de robots fuera de entornos industriales y espacios limitados se enfrenta al reto tecnológico de saber interiorizar correctamente el mundo que perciben con sus múltiples sensores y cámaras, así como interpretar al mismo tiempo toda esa ingente cantidad de datos, para tomar decisiones "inteligentes" y desplazarse hábilmente de acuerdo con ello.

Algo tan sencillo para una persona como pasear por el campo es muy complejo en robótica. Tareas aparentemente tan sencillas como barrer, fregar o limpiar resultan todavía hostiles a los robots, porque los exponen a imprevistos difíciles de sortear, como los objetos en su camino o niños que se cruzan de repente.

Sólo la gestión de planificar el orden de las tareas domésticas en función de las zonas con más polvo o sucias es muy complicado para un robot, aseguró el experto alemán.

Por el contrario, la sanidad es un ámbito en donde la robótica de servicio gana cada vez más peso, con proyectos como la posible asistencia con robots a enfermos con ébola en hospitales, para evitar contagios a los sanitarios.

De hecho, se está entrenando a robots para poner el termómetro, medir la tensión arterial o incluso suministrar comida a los pacientes.

También se usa cada vez más la robótica para transportar cargas dentro de los centros hospitalarios, tarea tediosa y fácil de realizar por esas máquinas.

Preparan a los primeros "colonizadores"
La NASA construye unas máquinas diferentes para que se posen sobre Marte. Se trataría de robots humanoides que estarían destinados a ser los primeros colonizadores en la superficie marciana, con una morfología similar a la humana.

La agencia espacial lleva años trabajando en estos androides de 1,82 metros de alto y 136 kilos de peso. El objetivo es que sirvan para tareas mucho más complejas que las desarrolladas por los robots exploradores como Curiosity.

Su nombre es Valkyrie y se han construido cuatro unidades. Los robots se están probando en estos momentos y aún queda mucho tiempo para pruebas, correcciones y vuelta a las pruebas. La idea es que estos humanoides se posen sobre la superficie marciana y realicen tareas que se asemejen más a las que podría llevar a cabo un humano.

Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Más Leídas