afondo afondo
domingo 17 de septiembre de 2017

Entendiendo la ley de atracción

¿Cómo hacemos para atraer lo mejor a nuestra vida?

Por Bernardo Stamateas
bernardoresponde@gmail.com


Seguramente habrás oído hablar de la ley de atracción. Según ella, los seres humanos tenemos el poder de atraer todo lo que respetamos. A través de emociones tóxicas, es imposible alcanzar metas y atraer cosas o personas que nos sumen y nos traigan alegría. A cada momento y en todo lugar, hay oportunidades a nuestra disposición. Pero para que se acerquen a nosotros y las podamos aprovechar y disfrutar es fundamental tener la actitud correcta. Para ello, contamos con la ley de la atracción que dice: "Todo lo que respetes se te acercará; todo lo que no respetes se te alejará".

En términos prácticos, ¿cómo hacemos para atraer lo mejor a nuestra vida? Comparto algunas ideas al respecto:

Comprometerse
¿Estás comprometido con algo? ¿Hay algo que estés determinado a alcanzar, sin importar lo que cueste o lo que tardes? El compromiso nos convierte en personas atractivas, que contagian entusiasmo y seguridad a los demás. Nada atrae más que alguien que se juega por lo que quiere. Tal actitud nos permite tener autoridad, ser respetados y tenidos en cuenta. Y al ponerlo en marcha, no lo hagás a medias, hacelo al ciento por ciento. Así atraerás a otros soñadores comprometidos.

Tener carácter
Tener carácter no significa "tener mal carácter", como muchos creen. Alguien que tiene carácter es quien es. Es decir, que es una persona auténtica, íntegra. No se comporta de una manera en un ámbito y de otra en otro ámbito. Nada aleja más a los demás que los falsos. Tenés que ser el mismo en tu casa, en el trabajo y en todas partes. Porque la gente "de una pieza" atrae a otros parecidos a ella.

Capacitarse constantemente
Aquel que se prepara, que aprende, que estudia (aunque no sea de manera formal) se supera a sí mismo y atrae lo mejor para su vida. Cada vez que mirés hacia atrás, tenés que ver que has crecido y avanzado. Es importante separar tiempo en nuestra agenda para capacitarnos y emprender nuevos desafíos. Por ejemplo, cuando uno tiene una enfermedad específica, busca al mejor especialista. ¿Cuál es el mejor especialista al que la gente le paga sus honorarios sin quejarse? El que se ha capacitado. Los buenos profesionales atraen.

Tener libertad interior
Ser libre interiormente atrae oportunidades. Es fundamental que cuidemos nuestro mundo interior. Es tan importante como cuidar nuestro cuerpo. Porque si somos libres por adentro, atraemos lo mejor. ¿Cómo es alguien con libertad interior? Es una persona sencilla (en oposición a la gente complicada), divertida y libre de los demás. Y sobre todo, es alguien proactivo (en oposición a la gente reactiva) que no vive mirando lo que los demás hacen, sino que acciona por propia elección porque tiene un motor interno que lo mantiene fortalecido y entusiasmado.

Tener paz interior
Quien disfruta de paz interiormente, aunque el mundo se caiga a pedazos, es feliz y atrae cosas buenas a su vida. La paz interior es una cualidad que los demás reconocen y hacia la que se sienten atraídos. Produce tal impacto que hace que la gente nos brinde libremente lo que necesitamos. A una persona con paz en su interior se le abren puertas. "No sé qué es lo que tenés, pero siento que te quiero ayudar", suelen decir los demás.

Para concluir, recordá que el respeto, algo que muchos desconocen hoy en día tanto hacia sí mismos como hacia los demás, es el verdadero imán que atrae todo lo bueno que la vida tiene para nosotros y la verdadera felicidad que todos anhelamos y algunos nunca logran alcanzar, por mucho que lo intenten.

Fuente:

Más Leídas