afondo afondo
sábado 30 de abril de 2016

En nombre del socialismo

El colapso energético que vive Venezuela no ha hecho más que potenciar la crisis política y económica de esa nación.

Los estatales de Venezuela sólo trabajarán dos días a la semana para ahorrar energía. Los alumnos no tendrán clases los viernes. Los cortes diarios de luz, que empezaron con cuatro horas, ahora llegan hasta diez horas. La escasez en supermercados y de bienes en general no deja de crecer.
El colapso eléctrico se ha sumado a la ya casi crítica escasez de alimentos. La prensa independiente ha sido clausurada o sofocada hasta la inanición. La tasa de criminalidad sigue siendo de las más altas del mundo, al igual que la inflación. Y la Justicia está entregada al régimen gobernante desconociendo el precepto republicano de la independencia de poderes.
El Poder Legislativo, en manos de la oposición luego del apabullante triunfo que obtuvo el año pasado, es sometida a diario a una guerra entre el Ejecutivo y el Judicial.
Como en todo proceso político en descomposición, la corrupción es el pan de cada día entre los "boliburgueses, conformados por los empresarios afines al régimen y por los funcionarios más leales que dejó el extinto Hugo Chávez y los que sumó el actual presidente Nicolás Maduro.
Esto es parte del panorama cotidiano en un país que tiene las mayores reservas de petróleo del mundo y que se ha vanagloriado de representar en el mundo al "socialismo del siglo XXI".
Muchas naciones tienen gobiernos socialistas o filosocialistas, desde Chile hasta los países escandinavos, donde se viven procesos modernos de democracia social que no necesitan de eslóganes pomposos para creerse adalides de nada y donde se respeta a la oposición, a la prensa y al republicanismo.
Flaco favor le han hecho a la teoría socialista las divagaciones de Chávez, pero sobre todo, las de ese estrambótico presidente Maduro que
lo suplantó a la muerte de quien se hacía llamar "líder de la Revolución Bolivariana".
Flaco favor le han hecho también a Simón
Bolívar, un líder continental, sólo comparable
al papel que en nuestro país cumplió José de San Martín en la independencia del continente americano.
Tanto en lo de "socialista" como en lo de
"bolivariano", al chavismo le cabe el sayo de
un magnífico refrán español: "Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces".
Qué triste que Venezuela sea hoy un rotundo fracaso de la política latinoamericana.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas