afondo - Buenos Aires Buenos Aires
domingo 05 de junio de 2016

El pibe de Bolívar que se convirtió en un crack en el mundo del poder

Esta semana volvió a la tv con ShowMatch y renunció a ser el presidente de la AFA, institución a la que llegó de la mano de otra pasión popular: el manejo del club San Lorenzo de Almagro.

Si lo definiéramos desde la jerga futbolera, Marcelo Tinelli sería un crack. El jugador que tiene la pelota atada. Que domina con facilidad sus movimientos, que sabe gambetear y que tiene siempre una jugada armada para poder enfrentar a cualquier rival y superarlo. El que mete muchos goles, pero que se diferencia de cualquier otro excelente jugador por tener "algo más". Para algunos, carisma. Para otros, humildad. Si es auténtico o finge, acá no importa. Le sirve para ser la estrella de cualquier partido.

El conductor de televisión más famoso del país salió este lunes nuevamente a la cancha, ante la expectativa de varios millones de argentinos, entre los que se encontraron no sólo sus hinchas más fieles, sino también parte de la dirigencia política y del sector empresarial. Es que cuando la pelota comienza a rodar, él maneja desde la pantalla el timing de un país que en unas horas, después de cada programa, tiene la agenda armada para hablar de las más recientes polémicas de la farándula, de cuánto varió la imagen de algún político o de cómo continuará el futuro de organizaciones tan importantes como la AFA.

Para disputar esta edición, la número 27 de ShowMatch –ciclo que empezó en 1990 llamándose VideoMatch–, el hombre nacido hace 56 años en Bolívar desplegará dos de las estrategias que tan bien le han funcionado los últimos años. Una, el "Bailando 2016", ciclo en el que participarán 26 parejas formadas por las figuras más taquilleras del espectáculo, la movida artística; por el hijo o ex de tal o cual y por todos aquellos que son caldo de cultivo de casi un país, comenzando por las vecinas que conversan mientras barren la vereda o toman mate.

La otra es "Gran cuñado", la parodia del reality Gran hermano que en este caso protagonizan políticos encarnados por los principales imitadores argentinos y que en algunas épocas –como en 2000– supo casi desestabilizar la figura de un presidente, como fue Fernando de la Rúa o vanagloriar a otros políticos, como a Francisco de Narváez, quien derrotó en 2009 a Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires.

El poder, como una pelota, ya está rodando en Argentina, aunque Tinelli pareciera ser quien tiene el mayor control. Es que el crack, sabe jugar distintos campeonatos a la vez. Al menos lo hace desde hace dos décadas cuando fundó la productora Ideas del Sur (1996), como uno de los primeros frutos cosechados en una carrera que fue en alza desde que arrancó en Telefé en 1990. Como un 9 con fortuna, "el cabezón" siempre supo estar esperando la pelota en la puerta del área para apuntar al arco y marcar el gol.

Es que lo que empezó siendo un programa deportivo, fue mutando en una propuesta humorística que iba encantando a gran parte del público nocturno hasta que alcanzó la popularidad que lo llevó a liderar siempre el rating de la tevé argentina. Tanto como para ser el escenario principal donde poder cerrar una campaña presidencial, como sucedió el año pasado con Mauricio Macri, Sergio Massa y Daniel Scioli.

Sus condiciones de conductor son indiscutibles. Pero también hubo otras que le sirvieron para llegar a ser hoy uno de los principales lobbistas argentinos. Es que supo canalizar el poder y los millones que ganó en la delineación de la cintura necesaria como para meterse en el mundo del futbol, que en Argentina es uno de los principales negocios que van de la mano de la política.

También para negociar y transar con los principales popes mediáticos. Por eso en 2007 le vendió el 30% de Ideas del Sur al Grupo Clarín, que le significó un rédito económico de varios millones de pesos y poder mantenerse en el aire, hasta que en 2013 se tomó un año sabático. Fue la época en la que negoció con el kirchnerismo su incursión en el Fútbol para Todos y que, dicen, le significó presiones del grupo de Magnetto. Su ausencia dejó entrever que había tensión puertas adentro de la productora que fundó pero, como el Ave Fénix, Tinelli supo resurgir de las cenizas y se asoció aún más a Cristóbal López (Grupo Indalo) que ya le había comprado las acciones de Ideas a Clarín y que hoy está siendo investigado por evasión impositiva. Habilidoso gambeteador, Marcelo Hugo selló su salida para no quedar pegado vendiéndoles la totalidad de la productora pero firmando contrato para seguir conduciendo ShowMatch al menos durante el 2016 y 2017 y con libertad de expresión.

En su afán de no quedar nunca mal parado en la cancha, Tinelli siempre se hizo de varios aliados para que jugaran para él. Como en el caso del San Lorenzo, el club de sus amores, adonde llegó a ser vicepresidente acompañando en la fórmula a Matías Lammens, puesto que ocupan de 2012 a la actualidad.

Quizás ese mismo afán precipitó la renuncia que hizo hace apenas tres días a la candidatura por la presidencia de la AFA que estuvo a un paso de alcanzar a fines de 2015 cuando empató con Luis Segura, tras una vergonzosa elección donde la cantidad de votantes (75) nunca coincidió con los votos del recuento (38 para cada uno).También renunció a su cargo como vicepresidente tercero de la casa madre de la Asociación de Fútbol Argentino. Es que la AFA está estrangulada económicamente y tiene encima a cinco veedores, colocados por la Inspección General de Justicia.

Más allá de que en su cuenta de Twitter haya asociado esta decisión a motivos personales, se sabe que su gran objetivo ahora es la súper liga, campeonato inspirado en un modelo español y del cual podría ser CEO. Este proyecto lo acercó en intereses al actual presidente Mauricio Macri porque podría ser un negocio más que redituable para los equipos grandes, como Boca o San Lorenzo. Sobre todo en épocas de crisis para la AFA, de donde se fueron también –siguiendo a Tinelli–, Víctor Blanco, Daniel Angelici, Lammens y Rodolfo D'Onofrio.

Ahora va por la súper liga aunque parece que siempre habrá algo más por alcanzar. Es que el crack puede ser carismático o simular mantener los valores del pibe que se crío en el potrero, pero, eso sí, para que su estrella siga brillando es indispensable tener ambición y querer ganar, siempre y a todo costo.

Gran cuñado, a escena
"Recién estaba hablando con algunos de mis colaboradores y les decía: 'Qué lindo que Marcelo vuelva, que mañana se hable de otra cosa, que se hable de Holyfield, porque las piñas me las estaba bancando yo solo. Lilita me pega más fuerte que Holyfield'", fue apenas uno de los comentarios que el presidente Mauricio, personificado por el comediante Freddy Villarreal, hizo como el primer participante que ingresó el jueves a la casa de Gran cuñado.

Luego fue el turno del Bicho Gómez personificando a José Ottavis y de Fátima Florez como su ex Vicky Xipolitakis. Cuadro que sorprendió por la presencia del verdadero militante de La Cámpora y diputado kirchnerista –aunque al momento de hablar de cargo se olvidó de que era diputado e hizo un papelón al aire–. Es que no se esperaba su presencia en el piso, ni tampoco la reacción que tuvo contra su imitador, a quién desestimó y la mala onda que puso en evidencia, lo que después fue señalado en miles de comentarios de Twitter, demostrando la repercusión que Showmatch también tiene en la redes sociales.

Que los 16 políticos que parodiarán están bien cuidados y sin campaña de desprestigio de por medio, fue uno de los anuncios que hizo Tinelli al presentar este segmento que se hizo por última vez en 2009.

Que pueda ser crucial para la trastienda electoral de cara a las elecciones legislativas del 2017 o que la imagen positiva de los involucrados crezca o quede por el piso parecieran ser factores librados a la interpretación que el espectador quiera hacer, aunque por momentos se olviden que son actuaciones guionadas.

Además del Macri de Freddy Villarreal se le sumará una María Eugenia Vidal interpretada por Fátima Flórez –que también encarnará a Cristina Fernández–, como así también la Juliana Awada de Romina Giardina, el Horacio Rodríguez Larreta de Martín Bilyk y el ex vice Amado Boudou corporizado por Mauricio Jortack.

Una apertura para arrasar con todo
La primera impresión es lo que cuenta, dicen. Por eso Marcelo sabe que en sus regresos a la televisión los ojos de miles de argentinos están puestos en los primeros minutos de su programa. La apertura de ShowMatch es un clásico y, hasta ahora, ningún programa del país lo iguala y cada año se desafía a sí misma para ser aún mejor. En el idioma Ibope se traduce como un pico de 36,7 puntos de rating.

Este año el bloque arrancó con imágenes de la serie House of cards y el personaje de Kevin Spacey haciendo referencia a Tinelli y a sus nuevas propuestas, dando lugar a un sketch que lo tuvo a Marcelo como protagonista y en el que participaron con diferentes roles distintos famosos. Después, incluyó segmentos de los principales musicales de la ciudad de Buenos Aires como Cirque du Soleil, Drácula, Franciscus y Peter Pan y cerró con el miniconcierto de Lali Espósito.

De los momentos que más se hablaron luego de su transmisión, estuvieron a la cabeza el de su hija Candelaria cantando el tema Love me like you do, de Ellie Goulding; Mora Godoy bailando un tango en el Obelisco en una plataforma a más de 65 metros de altura y Carolina Pampita Ardohain bailando en la Villa 31.

Esto para dar lugar al certamen Bailando 2016 que tendrá ahora en la pista, entre otros, al ex campeón mundial de boxeo, el estadounidense Evander Holyfield, que habría renunciado después de su primer baile, a la cantante española Marta Sánchez, además de los actores Osvaldo Laport, Favio Posca, Fernando Carrillo, Ángela Torres, el músico Alejandro Lerner y el cantante de cumbias El Polaco. A pesar de que la Justicia le envió un documento con un pedido de restricción perimetral a pedido de Barbie Vélez respecto de Federico Bal, la ex pareja de la que salieron denuncias porque ella habría sido víctima de violencia de género, estará participando en el show.

cifras.jpg

Ficha personal de Marcelo Hugo Tinelli
Sus orígenes y su estado actual
Nació en Bolívar, el 1 de abril de 1960

Es hijo de: María Esther Domeño y Dino Hugo Tinelli

Edad: 56 años
Estado Civil: en 1986 se casó con Soledad Aquino, con quien tuvo 2 hijas: Micaela y Candelaria.
Se separó de Aquino en 1993 y en 1997 se casó con Paula Robles, con quien tuvo a Francisco y Juana. En 2009 se divorciaron y 3 años después formó pareja con Guillermina Valdés. En 2014 nació su quinto hijo, Lorenzo.

Fuente:

Más Leídas