afondo - Stamateas Stamateas
domingo 05 de junio de 2016

El lazo del cazador

En toda pareja existe un lazo, el cual es un vínculo, una manera de relacionarse. Cuando uno de los dos dice "blanco" y el otro dice "negro", juegan al ping pong y allí se establece el lazo.

Por Bernardo Stamateas*
bernardoresponde@gmail.com
*Psicólogo, sexólogo y escritor. Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio, Fracasos exitosos, Nudos mentales y Más gente tóxica, entre otros.
@BerStamateas
www.bernardostamateas.com

En toda pareja existe un lazo, el cual es un vínculo, una manera de relacionarse. Cuando uno de los dos dice "blanco" y el otro dice "negro", juegan al ping pong y allí se establece el lazo.

Si yo insulto a una persona, la estoy agrediendo. Lo más probable es que me devuelva la agresión, o que huya, o que me diga algo para frenarme. Pero si yo vuelvo a insultarla, armo un lazo que denominaremos "el lazo del cazador".

El lazo del cazador es una trampa. Hay cazadores que nos quieren armar vínculos para causarnos sufrimiento. El vínculo es un circuito en el que alguien queda atrapado. Uno puede ser muy independiente en muchas áreas y, sin embargo, tener un lazo afectivo.

El sometimiento es el lazo del cazador. La persona atrapada por lo general no es capaz de ver dicho lazo o vínculo. Por eso, la familia y los amigos le dicen: "Te está maltratando. ¿Por qué no te vas y lo dejás?", y aun así ella no lo ve y no puede reaccionar.

Esto se debe a que el lazo se instala de manera sutil. El sometimiento está basado en el temor. El cazador construye su lazo a través del miedo que infunde en su víctima sin que esta se dé cuenta.

Entonces viene a continuación la violencia, a la que la persona no reacciona por temor, sentimiento que se ya instaló.

Supongamos que un hombre es el maltratador. Lo primero que utilizará para "cazar" a su víctima será la seducción. La usa mucho en poco tiempo: besos, caricias, abrazos, "te amo", "sos la mujer de mi vida", "sos hermosa", etc. Ella interpretará todo eso como amor. "Él me quiere", será su pensamiento, lo cual es lógico si la tratan bien.

Pero junto con la seducción, aparece el control: "No me gusta que te vistas así", "vestite así solo para mí", "no quiero que llegues tan tarde"... Como el control llega mezclado con la seducción, ella lo verá como algo razonable. "Me está cuidando", pensará. Seducción más control suele ser interpretado como cuidado y afecto.

Hasta aquí todo es sutil. Pero, cuando aparece el lazo en plenitud, el maltratador dirá frases como: "Vos no podés ir sin mí"; o "no te vistas así porque los hombres te miran". Es decir que el mensaje es: "Vos no sabés y no podés, pero yo sé y puedo". De a poco, va minando la capacidad de la otra persona. "Vos no sabés cocinar, mirá lo que hiciste, fijate que yo te voy a mostrar cómo cocinar".

Toda vez que alguien te diga que vos no tenés capacidad, a diferencia de él o de ella, estarás frente al lazo del cazador que busca atemorizarte. Todo controlador intenta hacerle creer al otro que no puede.

Y el paso siguiente al "vos no podés pero yo sí" es la descalificación, la cual es visible, agresiva y directa. En esta etapa la víctima creerá todo y se dirá (y les dirá a los demás): "Es así como él dice".

¿Por qué? Porque el temor, que se fue instalando a través de la seducción más el control, la ataca y la anula.

Cuando él le remarque: "Sos fea"; o "no servís para nada", ella pensará: "Es verdad" y actuará en consecuencia.

Si alguien le dice directamente a una mujer: "Sos una tonta", ella sin lugar a dudas reaccionará porque lo tomará como una agresión.

El cazador, en cambio, no agrede de manera directa y abierta. Primero pone un lazo y arma un vínculo emocional hasta el punto en que la otra persona ha sido cazada quizás sin darse cuenta.

Si te has sentido identificado al leer estas líneas, te animo a buscar ayuda profesional, sin temor pero con firme decisión.

Hombre y mujeres nacimos para ser libres y caminar juntos, valorando y enriqueciendo nuestras vidas mutuamente. No aceptes otra cosa.
Fuente:

Más Leídas