afondo afondo
viernes 06 de enero de 2017

Cuatro pasos para que las promesas de fin de año no queden en el olvido

Un psicólogo propone cuatro fáciles pasos para poder cumplir esa promesa que nos hacemos al término de cada año.

En opinión del psicólogo Richard Wiseman, casi el 90% de las promesas que se formulan al final de cada año jamás se cumplen, dice un reporte del portal Verne.

Pero, ¿por qué habríamos de perder peso o dejar de fumar en 2017 si no pudimos hacerlo en 2016?.

Hay quienes apuntan que resulta muy fácil entusiasmarse un 31 de diciembre con la idea de hacer ejercicios, cuando hemos ingerido varias copas de vino o unos cuantos trozos de turrón de chocolate.

"En ese momento, damos por supuesto que mantendremos el mismo entusiasmo y el mismo optimismo el jueves 26 de enero, cuando dudemos entre irnos a casa a tumbarnos en el sofá o pasar por el gimnasio", agrega la nota.

En su libro titulado '59 Seconds' ('59 segundos'), el psicólogo Richard Wiseman plantea cuatro pasos para ayudar a que las promesas de fin de año no caigan en saco roto.

1. Tenga un plan. Es más fácil lograr los objetivos si se dividen en pequeñas metas "y creamos así un proceso paso a paso". Plantearse grandes objetivos es una de las causas más comunes para rendirse. Wiseman aconseja poner por escrito el plan. También es importante tener preparado un plan de contingencia por si algo falla.

2. Cuénteselo a sus amigos. Cuesta más cambiar de ideas si estas se hacen públicas. Es más difícil ponerse excusas a sí mismo que a los demás. Por otro lado, amigos y familia pueden ser un gran apoyo.

"Más del 70% de los participantes en un estudio de la Dominican University de California cumplieron sus objetivos después de escribirlos y enviárselos a un amigo. De entre los que no se lo contaron a nadie, solo el 35% tuvo éxito".

3. Céntrese en los beneficios. Resulta aconsejable dejar por escrito cómo cambiará nuestra situación una vez logrado el objetivo. Para Wiseman, "no se trata de imaginar a su yo perfecto, sino de tener una lista objetiva de cómo mejorará su vida".

4. Establezca recompensas para cada meta. Puede tratarse de pequeños premios que no entren en conflicto con el objetivo global. Es decir, no sirve de nada regalarse un chocolate cuando el propósito es intentar perder peso.

Fuente: Actualidad RT

Dejanos tu comentario

Más Leídas