afondo - Mendoza Mendoza
domingo 05 de junio de 2016

Cuatro argentinos detrás de una corona

Darío Manfredi: presenta esta noche su primera novela, Redención (en un pueblo llamado Aspe), donde un singular robo amenaza revolucionar a un pueblo.

Cuatro amigos argentinos trabajan en un bar de Aspe (Alicante, España). Corre el año 2006 y pronto va a ser la fiesta de la Virgen de las Nieves, patrona del pueblo y objeto de adoración de los aspenses. Pero a estos argentinos, un poco en broma, se les ocurre robar la corona de la Virgen y pedir una recompensa al ayuntamiento. Y lo que empieza como juego, parece tomar forma en la realidad.

Esta es una breve síntesis de lo que encierra Redención (en un pueblo llamado Aspe), primera novela que el autor mendocino Darío Manfredi presenta este domingo, a las 21, en el Soul Café junto al periodista Ulises Naranjo y la participación de los artistas Jose Quiroga y María Godoy.

Vivir la ficción
Darío tuvo, como Iván –el protagonista de su novela–, un viaje determinante, de esas experiencias que cambian para siempre.

"Hace 10 años, en el 2006 estuve en Aspe, Alicante, trabajando de camarero en un bar. Tenía algunas deudas y salió esa oportunidad de poder cancelarlas y de paso conocer Europa. El personaje, Iván, es pintor, pero acá lo único que hace es reparar marcos. Está lleno de deudas y por eso se va a España", cuenta.

–¿Qué te impactó del lugar?
–En Aspe el 3 de agosto llevan a la Virgen de las Nieves, sólo en los años pares, porque es la patrona de dos pueblos, de Aspe y de Hondón de las Nieves. Los años impares se festeja en Hondón de las Nieves y los pares la trasladan a Aspe. Quedé impactado con la tremenda la fe y la devoción que el pueblo le profesa a la Virgen.

–El pueblo español mantiene mucho esas tradiciones...
–Son 22 días que está la Virgen y se olvidan de todo. Es un pueblo bastante monótono que en esos días se transforma totalmente. Fue ahí cuando se me ocurrió la idea de escribir una historia.

–¿De escribir la historia, no de robar la corona de la Virgen?
–(Risas). ¡No! Al ver eso surgió la idea de cuatro argentinos que se quieren robar la corona y pedir una recompensa al ayuntamiento. El 5 de agosto es el Día de la Virgen, si alguien la robara el 4 a la noche sería un escándalo tremendo. Años más tarde me puse a escribir esta historia sin saber si iba a ser una novela, un cuento o un guión para el cine.

–¿Cuándo se transformó finalmente en una novela?
–Empecé a escribir capítulos, con lo cual quedaba descartado que fuera un cuento, pero podía ser una novela breve. Comencé a escribir en el 2010 y en el 2013, cuando llevaba siete capítulos terminados me robaron la computadora con todo. Además perdí 14 años de la revista Zero (qué el fundó y dirige, destinada al mundo del rock local). Había un back up con algunos capítulos de la novela, algo pude recuperar pero tuve que reescribirla.

–Lo malo es que a veces queda esa nostalgia, como que lo escribiste primero era mejor...
– Totalmente, y es espantoso. Sentís que perdiste todo, pero creo que esa bronca, esa rabia, hizo que empezara de nuevo, con más fuerza. Empecé a escribir y no paré más. Cuando quise acordar tenía los 22 capítulos.

–¿Fue como obligarte a ordenar todo?
–No creo en la magia ni en esperar la inspiración, creo que hay que sentarse y escribir, pero el robo de la computadora tuvo que ver, me dio el impulso de hacerla mejor. Empecé a notar que en lo que reescribía no encontraba las fisuras en la historia que sí notaba antes.

–El personaje huye de la crisis personal y económica y la novela nació también de una crisis, la del robo...
–Eso es así y es muy fuerte. La novela habla mucho de eso, de manera sutil, muy por debajo de las palabras pero se nota el contexto político, social, el tema de las pérdidas y de descubrir aspectos de uno mismo que antes no habías advertido.

El autor
Es diseñador gráfico publicitario y gestor cultural. Codirige desde 1999, junto con Gabriela Góngora, la revista de difusión cultural Zero.
Múltiples facetas en el campo de las artes lo han hecho explorar en el ámbito de las artes plásticas y la actuación. También es letrista, compositor, realizador de videos y productor.
Publicó cuentos en suplemento Zapping de Diario UNO; textos, reseñas y entrevistas en Revista Zero desde 1999 hasta la actualidad, y cuentos en el libro La ficción en el umbral, antología coordinada por la Dirección General de Escuelas.

Otras facetas del arte presentes en este libro
Darío Manfredi insiste en que es, sobre todo, un diseñador gráfico: "No sé si soy escritor, pero escribo, creo que va por ahí la cosa. Me gusta hacer cosas y que no se queden guardadas", afirma. Pero sus otros modos de expresarse y sus múltiples intereses también han quedado plasmados en relación a su primera incursión en la novela.

Un ejemplo de ello es el arte de tapa. Al ser diseñador y también muy aficionado a dibujar, este era un aspecto importante, más aún porque el protagonista de la historia es un artista plástico.

"La ilustración es de Andrés Casciani y la hizo a partir de un capítulo que le pasé. El personaje de la historia, Iván, en un momento hace un cuadro y yo lo tenía perfectamente claro en mi cabeza. Cuando lo vi es lo que hizo Casciani en la ilustración de la tapa", cuenta con asombro.

Sus incursiones en la actuación tampoco quedaron de lado: "Como el libro tiene mucho de cinematográfico, hay un capítulo que está íntegramente dedicado al cine , se me ocurrió hacer un book tráiler. Actuaron varios amigos que se prendieron de onda y así hicimos un pequeño trailer para promocionar el libro de esta manera", concluye el artista.

Presentación de redención (en un pueblo llamado Aspe)
De Darío Manfredi
Cuándo: domingo a las 21
Dónde: Soul Café (Pedro Molina 221, Mendoza)
Entrada: gratis
Fuente:

Más Leídas