afondo - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
domingo 24 de abril de 2016

Con el pago a los buitres empieza otra película

Pasar el invierno. Aunque la salida del default trae beneficios financieros, Mendoza tiene en mayo y junio su época de vacas flacas.

La salida del default, ocurrida el viernes con el pago a los fondos buitre, cierra un capítulo trascendental para el país.
A partir de mañana comienza otra historia.
Comienza la etapa en que el Gobierno de Mauricio Macri, que dice haber completado la mayoría de los sinceramientos pendientes, debe mostrar, poco a poco, resultados.
Resultados que empiecen a aliviar las cargas de la sociedad. Una sociedad que, desde diciembre, ha expresado paciencia y comprensión.
A partir de este panorama, la pregunta, de cajón, es: así como le acontece a Macri, ¿también para el gobernador Alfredo Cornejo empieza otra película desde este lunes?

"Postbuitres", una peli compleja
La película de la Argentina postbuitres llega a la cartelera local con pronóstico favorable. Pero no va a ser una comedia rosa.
El argumento es más complejo.
El gobierno local ha venido siguiendo el proceso con moderada expectativa. Y con gran atención.
Las necesidades financieras de la Provincia son tan agudas, que nada de lo realizado por el equipo del ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay le es indiferente.
Cerrado este arduo capítulo con los holdouts se abre un nuevo horizonte. Sin embargo, en los equipos técnicos del gobernador son conscientes de que los resultados "no son automáticos".
No hay magia en puerta.
¿Cuál es el ánimo? "Hay que aprovechar el momento. Puntualmente. Porque la salida del default se produjo justo en el momento en que más lo necesitábamos", entienden en el Ejecutivo, sobre todo en el área de Hacienda que comanda Martín Kerchner.
Se les abre, pues, la inmejorable oportunidad de "hacer algo bien".
Definen la coyuntura con una frase luminosa: "Se trata de resolver los problemas antes de que los problemas nos resuelvan a nosotros".

Un gran viernes para el Gobierno
El gobierno de Cornejo no ha hecho otra cosa que administrar penurias desde su debut en diciembre.
No ha tenido un día de respiro.
Por eso a los funcionarios se les dibujó en el rostro una sonrisa de gratitud el viernes. De gratitud, entiéndase bien, no de alegría.
¿Qué sucedió de bueno ese día?
La conquista de un triplete.
Uno, el pago a los holdouts. El juez Thomas Griesa levantó la medida cautelar contra la Argentina.
Dos, el rechazo por parte del 8º Juzgado Civil de una de las cautelares presentadas por los docentes mendocinos contra el ítem aula.
Tres, el acuerdo paritario con los trabajadores nucleados en AMPROS en torno al 24,5% de incremento.
"Esto demuestra que romper por romper no sirve", comentaron en el Gobierno, como un mensaje indirecto a la línea de acción desplegada por el conductor del SUTE, Adrián Mateluna. "Por suerte, hay dirigentes razonables con los cuales se pueden encontrar vías de diálogo".
Tanto a favor. Pero todavía no hay motivos para un festejo franco.
¿Por qué?
Porque se viene el invierno.
Un invierno más duro que el de Invernalia, ya que estamos con Juego de Tronos, que vuelve hoy a la tevé.

Hay que pasar el invierno
Para el Ejecutivo, estos primeros meses del año las cosas estuvieron bajo control.
Es una etapa donde se produce un plus recaudatorio y no impactan, aún, los incrementos salariales.
Ahora viene lo peor. Los meses "de las vacas flacas", como ellos dicen.
Específicamente se refieren a mayo y junio, mes, este último, en que se paga el aguinaldo.
"Las cosas se complican mal", dibujan, sin anestesia.
Aunque también es una oportunidad. Otra. ¿Cuál? "La de mostrar que hay una reducción de gastos efectiva, lo cual obedece a una mayor eficiencia y no al ajuste".
Es un concepto central para Cornejo y sus muchachos.
Ya se han puesto manos a la obra para realizar microahorros en distintas áreas apuntando, por ejemplo, a gastos en combustible y en energía eléctrica.
También al control de personal.
Por ejemplo: el año pasado hubo, en el sector docente, 420.000 licencias. O sea, días caídos que, sin embargo, se pagaron.
Últimamente, con las nuevas medidas del Gobierno, el ausentismo se redujo entre 35 y 40%.
En el Ejecutivo lo llaman "meterle mano al motor para que rinda lo más posible. Empezar a gobernar".

Salir a los mercados
Con la salida del default, Argentina vuelve al mundo. A los mercados.
Las provincias también.
Será importante hacerlo rápido, porque quedó una gran masa insatisfecha que no ingresó a la colocación de deuda argentina.
¿Cómo está preparada Mendoza para esa carrera?
"Estamos listos", prometen.
De hecho, Kerchner trabaja desde febrero con 23 bancos y sobre 18 ofertas.
El bono en puerta es de 300 millones dólares. Con posibilidad de ampliación
La Provincia necesita financiar unos 10.000 millones de pesos, alrededor de la mitad de ese monto, para saldar préstamos.
Línea de largada.
El desafío es bravo.
"Hay que pasar el invierno", diría el capitán ingeniero.
Fuente:

Más Leídas