afondo - Stamateas Stamateas
domingo 06 de marzo de 2016

Cómo lidiar con la ansiedad

Uno de los males que aqueja a mucha gente por estos días es la ansiedad crónica. Si bien, una medida leve de ansiedad es normal y nos empuja a la acción, la ansiedad que no podemos controlar puede resultar muy nociva para la salud.

El ansioso suele alimentar pensamientos catastróficos tales como: "El mundo es un lugar peligroso"; "seguro que algo malo va a suceder"; "no puedo ver la salida"; "nunca cambiaré". En realidad, esta forma de pensar sobre el futuro se debe al temor de la persona de enfrentarlo.

¿Qué es exactamente la ansiedad? Se trata de una emoción, o reacción automática, frente a una amenaza o un peligro percibidos como tales. Al igual que el miedo, esta cumple la función de habilitarnos para resolver las distintas situaciones que nos presenta la vida. Pero crece, hasta niveles que pueden resultar dañinos, cuando nos mantenemos inactivos y no hacemos nada.

Estas son algunas de las situaciones en las que la ansiedad hace sonar su alarma:

Situaciones nuevas. Por ejemplo, el primer día en un empleo.

Acontecimientos inminentes. Por ejemplo, un examen final, una competencia deportiva o un estudio médico.

Situaciones negativas. Por ejemplo, una enfermedad, una operación o un accidente.

Situaciones contradictorias. Por ejemplo, tener el deseo (o la necesidad) de perder peso y a la vez de comer algo rico que no colabora para tal fin.

La incertidumbre.

La adrenalina.

La ausencia de un ser querido.

La presencia de alguna persona. Por ejemplo, una pareja maltratadora o un jefe autoritario.

¿Es posible controlar la ansiedad?, tal vez te preguntes. Sí, es posible. Para ello, necesitamos aprender a manejar nuestro cuerpo y nuestras emociones. También debemos gastar la energía contenida, así evitaremos que esta nos desborde. Siempre hay algo que podemos hacer, solo tenemos que encontrar aquello que nos hace bien y nos ayuda a liberar la tensión. La ansiedad podrá ser molesta, pero es soportable. A veces, será preciso ponerle freno a todos los razonamientos de ansiedad que nuestra mente genera, pues no todas las preguntas que nos hacemos tienen respuesta.

La dependencia emocional por lo general es un factor determinante a la hora de sentir ansiedad. Tal es el caso de las personas que no pueden vivir sin una pareja a su lado; o de aquellos que necesitan estar solos la mayor parte de tiempo porque la presencia de otra persona los hace sentir vulnerables.

Algunos incluso construyen un lazo afectivo con los objetos, razón por la cual su falta, o pérdida, los hace sentir ansiosos. Por ejemplo, a nadie le agrada que le rayen el auto pero si yo sufro ante esa acción, entonces estoy apegado a ese objeto.

La ansiedad patológica, que se manifiesta en angustia, aparece cuando no somos capaces de resolver un problema que nos preocupa. Estos son algunos de los síntomas que se presentan:

-intranquilidad

-negatividad

-falta de concentración

-dolor muscular

-desesperación

Para enfrentar la ansiedad, es menester aprender a relajarnos, a vivir en el ahora, y saber que para cada dificultad hay más de una solución a nuestro alcance y es uno mismo, y nadie más, quien decide qué va a pensar y cómo se va a sentir. El poder está en nuestras manos.


Perfil de Bernardo Stamateas
Psicólogo, sexólogo y escritor.
Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio,
Fracasos exitosos, Nudos mentales
y Más gente tóxica, entre otros.
FB: BERNARDO STAMATEAS OFICIAL
TW: @BerStamateas
www.bernardostamateas.com

Fuente:

Más Leídas