afondo afondo
miércoles 17 de agosto de 2016

Colección abre las fronteras de la literatura hispanoamericana

Mapa de las Lenguas es una colección creada a fin de desdibujar las fronteras geográficas de la literatura hispanoamericana contemporánea

Mapa de las Lenguas, una colección creada a fin de desdibujar las fronteras geográficas de la literatura hispanoamericana contemporánea y de hacer circular lo mejor de sus producciones más allá de los países que las vieron nacer, desembarcó en Argentina de la mano de media decena de escritores, entre ellos el colombiano Pablo Montoya, la chilena Lina Meruane y la uruguaya Claudia Amengual.

La iniciativa del grupo Penguin Random House "nació con el espíritu de impulsar la vitalidad literaria hispanoamericana, ampliar los horizontes de intercambio y encontrar nuevos lectores", dijo su director en nuestro país, Juan Ignacio Boido.

A partir de ediciones pequeñas, 500 a mil ejemplares que se distribuyen sólo en librerí­as literarias, se busca armar un catálogo de autores con una reconocida obra en sus países de origen pero que no trascendieron esas fronteras, para darla a conocer en Hispanoamérica y generar nuevas rutas de intercambio.

Así, la colección "reúne voces que recorren una literatura signada por la pluralidad y diversidad de estilos, imaginarios y poéticas, que actualizan y visitan tradiciones, auscultan las modulaciones de su época y rescatan la lengua secreta de un momento o lugar", describió Boido.

El Mapa de Lenguas se delinea con títulos que publican una vez al mes los sellos Random House y Alfaguara.

El primero ya lanzó en el país Trí­ptico de la infamia, de Montoya; Volverse Palestina, de Meruane; y Las tierras arrasadas, del mexicano Emiliano Monge; mientras que el segundo publicó Dí­as de Nevada, del español Bernardo Atxaga; El ejército iluminado, del mexicano David Toscana; y Cartagena, de Amengual.

Boido señaló que la iniciativa busca facilitar la circulación e intercambio de obras en "un mundo literario hecho de amistades, lecturas y complicidades que ignora las fronteras y viaja con el equipaje de libreros exquisitos que importan unos pocos ejemplares a alguna librerí­a prodigiosa; se suma a una editorial local; o se mete en bolsos de autores que cargan sus libros en festivales".

"La literatura vive, se mueve, dialoga e incluso viaja, ajena a los esfuerzos o limitaciones de quien la publica y el Mapa de Lenguas busca apuntalar este espíritu", remarcó.

Replicado en México y Chile, el Mapa de Lenguas tiene su antecedente en España desde hace un año, donde los directores literarios Pilar Reyes y Claudio López de Lamadrid convocaron a los escritores ya nombrados, entre otros de Argentina, México, Colombia, España, Chile, Uruguay y Guatemala, como Karen Chacek, Belén Gopegui o Rodrigo Rey Rosa.

Los argentinos elegidos en España fueron hasta el momento Rodolfo Fogwill, con La introducción; Hebe Uhart, con Un dí­a cualquiera; Pola Oloixarac, con Las constelaciones oscuras; Inés Fernández Moreno con El cielo no existe; y Tomás Abraham con La dificultad.

Mientras que en Chile ya publicaron a Fogwill y los Cuentos secretos, de Aurora Venturini; y en México a Uhart y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles, de Patricio Pron.

Por otra parte, el mes que viene llegarán a Argentina dos nuevos títulos: El comité de la noche, de la española Copegui, y La caí­da de los pájaros, de la mexicana Chacek; el primero publicado por Random House y el segundo por Alfaguara.

Mientras que preparan para octubre, respectivamente, La casa del dolor ajeno, del mexicano Julián Herbert, y Distintas formas de mirar el agua, del español Julio Llamazares; y para noviembre La trabajadora, de la española Elvira Navarro, y Fábula asiática, del guatemalteco Rey Rosa.
Fuente:

Más Leídas