afondo afondo
lunes 18 de julio de 2016

Buscan convertir el gas del efecto invernadero en piedra

Un grupo de científicos puede haber encontrado la forma de resolver parcialmente el problema de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Sobrarían los lugares donde colocarlo.

Un equipo internacional de investigadores científicos está explorando una nueva manera de capturar y almacenar el dióxido de carbono, el potencialmente nocivo gas de efecto invernadero: convertirlo en piedra.

Los investigadores del proyecto CarbFix comenzaron a explorar esa idea en Islandia en 2014 al inyectar C02 en las profundas formaciones de roca volcánica de basalto. Los resulta dos fueron sorprendentes y dieron ánimo a los científicos. En un lapso de dos años, casi 250 toneladas de CO2 fueron transformadas en cristales de carbonato.

"Nuestros resultados muestran que entre el 95 y 98% del CO2 inyectado quedó mineralizado y sorprendentemente rápido", dijo el principal autor del informe, Juerg Matter, de la Universidad de Southhampton, en el Reino Unido.

La enorme estación de energía geotérmica de Hellisheidi, en Hengill (Islandia), suministró las emisiones del C02 para el proyecto piloto. El experimento terminó, pero la planta sigue trabajando con planes para inyectar 10.000 toneladas de C02 a mediados de este verano, de acuerdo con Mar tin Stute, miembro del equipo y científico medio ambientalista de la Universidad de Columbia.

El objetivo es capturar las emisiones totales de C02 de la estación de 40.000 toneladas en piedra. Podría ser una novedad importante, dado que el dióxido de carbono que produce la actividad humana es el principal acelerador del cambio climático. Toneladas de dióxido de carbono son arrojadas de las refinerías de carbón, petróleo y gas natural y de los tubos de escape del motor de los vehículos.

No hay escasez de lugares donde se pueda colocar el C02, agregó Stute al citar un ejemplo en Omán.
"Esa formación rocosa en Omán puede absorber toda las emisiones de C02 causadas por la actividad humana durante cientos de años", dijo.

Las formaciones de rocas de basalto se hallan en todo el mundo, incluso bajo el fondo del océano.

Brasil, India, Sudáfrica y Estados Unidos tienen enormes yacimien- tos de basalto. Ello sugiere otra estrategia futurista: Quitar el gas del aire en cualquier lugar en vez de capturar el C02 solamente de centrales eléctricas. "Hay muchos resultados de laboratorio y de campo que son prometedores", dijo Stute.

El C02 puede ser capturado en cualquier lugar porque está en el aire en concentraciones similares en todo el mundo. Si se captura cerca de rocas volcánicas y agua, el C02 podría ser inyectado y mineralizado en el mismo sitio, y sería económico.
Fuente:

Más Leídas