afondo - Humor Humor
viernes 10 de junio de 2016

Barcelona, sarcasmo nacional

Ingrid Beck, periodista y directora de la revista Barcelona, estuvo en Mendoza para ofrecer una charla debate y habló con Diario UNO.

El Día del Periodista se celebró en la UNCuyo con la presencia de la periodista y activista social Ingrid Beck, quien fundó y dirige la revista de sátira por excelencia de la Argentina: Barcelona.

La también escritora visitó Mendoza, y en el marco de una charla debate que ofreció en el Centro de Información y Comunicación de la Universidad Nacional de Cuyo dialogó con Diario UNO acerca de los principales desafío a la hora de ejercer periodismo independiente en el país.

–Viniste a Mendoza a dar una charla sobre la sátira y el pensamiento crítico, ¿cuáles fueron los ejes de la disertación?
–Traté de hablar de la sátira, de la revista Barcelona y del género. Por lo menos, traté de dejar establecidos cuáles son mis temas, porque tengo varios proyectos paralelos, que no son los que me dan de comer claro, pero que son los que me apasionan y movilizan. Barcelona es uno de ello y #NiUnaMenos es otro. Quise unir ambos. La base es contar qué se puede hacer con el periodismo en estos tiempos, porque creo que hay límites para estirar.

–En "Barcelona" hacen humor con el Papa, el Gobierno y los famosos. ¿Hay temas con los que hayan decidido no hacer humor?
–Nos gusta decir que hacemos sátira y no humor. Por otro lado, no hay tema con el que no nos metamos porque nosotros parodiamos o satirizamos a los medios y los medios se meten con todos los temas. El asunto es qué decimos sobre tal tema, ahí está lo central. Siempre nos preguntamos qué vamos a decir del aborto o del Papa, buscamos ir más allá.

–Y así terminan siendo más directos que los medios convencionales o informativos...
–Barcelona trata de ser una herramienta contra la idea del periodismo objetivo, neutral e independiente, porque eso no existe. Todos los medios tienen apoyos económicos, recortes e ideologías. Después existen los buenos periodistas, que chequean la información o que buscan la transparencia. Es verdad que nosotros podemos abordar los temas desde la impunidad que te da la ficción, porque no tenemos que salir a buscar datos ni chequear. Pero a la larga, creo que vamos a terminar haciéndolo, porque ya nos estamos acercando bastante. Tenemos una sección que se llama "No ficción", en la que hay datos chequeables. Sentimos la necesidad de hacerlo porque creemos que falta información.

–¿Por alguna tapa o nota recibiste amenazas o insultos?
–No. Sólo cuando hice la entrevista con Eduardo Feinmann a propósito de una tapa del Papa. Fue porque esa nota tuvo más repercusión que la tapa en sí. Se viralizó de tal manera la entrevista que llegaron amenazas muy feas en contra mía y de mi familia. Los católicos ultramontanos son horribles y muy fachistas. Fue una situación fea. Sí tenemos "haters" en las redes sociales, gracias al anonimato, pero el bloqueo siempre está a la vuelta de la esquina.

–¿Cuál es el presente económico de la revista?
–El financiamiento de la revista tiene dos partes: hay una mínima pauta oficial del Gobierno nacional. Lo tuvimos durante tres años, pero en agosto, cuando le cortaron la canilla a todos, dejamos de recibirla. Hace poco nos avisaron que vamos a volver a tener una mínima pauta, que nos ayuda. De todas formas, nosotros vivimos de los lectores, de quienes compran la revista y la leen.

–¿Qué gobierno es más divertido satirizar: el de Cristina de Kirchner o el de Mauricio Macri?
–No me divierte satirizar a ninguno de los dos. De hecho, me deprime. Me gusta pensar que satirizamos a los medios y no a los gobiernos.

–¿Qué impacto tuvo la denuncia de Pando hacia dentro de la revista y cómo sigue el caso?
–Ya apelamos. En la redacción no se produjo ningún movimiento. No se nos movió un pelo. Lo que sí, a mí me dio mucha fiaca tener que salir a explicar el tema por todos los medios. Me parece un antecedente horrible, me parece grave que una jueza pueda fallar en contra de lo que dice la Constitución. Llegaremos a la instancia que tengamos que llegar para que fallen a nuestro favor.

–Sos una de las impulsoras del #NiUnaMenos en Argentina, ¿por qué te involucraste?
–El tema de género es uno que vengo trabajando hace mucho. A principios del año pasado participé de una jornada en la Biblioteca Nacional con la consigna Ni Una Menos, que en realidad se usa en toda Latinoamérica en contra de la violencia machista. Luego ocurrió el asesinato de Chiara Páez, en Santa Fe, y una colega nos interpeló a varias por Twitter y nos propusimos hacer algo. Decidimos salir a la calle y ponerle el cuerpo. Se viralizó de tal manera que terminaron yendo un millón de personas. Este viernes pasado se repitió y nos pone felices que se haya instalado la fecha. No recuerdo que jamás haya habido semejante manifestación por los derechos de las mujeres.

–El objetivo de las marchas y la visualización del tema es que haya menos muertes o que más mujeres se animen a denunciar lo que les pasa y así hayan menos muertes?
–Sí. El objetivo es que haya más denuncias, porque la realidad es que no tenemos cifras oficiales de femicidios, salvo los del registro de la Suprema Corte de Justicia, pero eso es sobre sentencias solamente. El otro dato es el de la Casa del Encuentro y ese dice que en Argentina muere una mujer cada 30 horas por ser mujer. Si hay más o menos casos, no lo sé, quizás son más visibles ahora.

–¿En qué cambió el periodismo en Argentina de diciembre hasta acá?
–Hay más voces oficialistas y menos voces opositoras, pero sabíamos que iba a pasar. Es un gobierno que favorece a las grandes empresas y entre ellas están los medios. La única ventaja que tiene es que a nosotros nos da un lugar más porque nos expresamos como voz opositora y hay mucha gente con ganas de leernos por eso.

Las mendocinas contestaron sobre violencia machista
Una de las provincias que más respuestas ofreció al Primer Índice Nacional de Violencia Machista fue Mendoza. Sin embargo, aún falta que muchas mujeres contesten desde provincias como San Juan y San Luis, según explicó Ingrid Beck, una de las responsables de la viralización del colectivo #NiUnaMenos.

La encuesta es parte de la recientemente lanzada campaña Argentina Cuenta la Violencia Machista mediante la cual se elaboró un cuestionario para que lo contesten la mayor cantidad de mujeres argentinas posibles.

"El objetivo es desnaturalizar la violencia machista y darnos cuenta, en principio las mujeres, que la violencia machista no es solo el femicidio, sino que ese es el punto más trágico. Hay otros tipos de violencia, muchos y están naturalizados", explicó Beck.

El cuestionario estará en internet hasta septiembre.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas