afondo afondo
sábado 12 de marzo de 2016

Aira, un personaje de Aira

Por suerte, César Aira (1949, Coronel Pringles) es cada vez menos un escritor secreto del que todos hablan y al que pocos leen para empezar a ser un autor al que se lee al borde del fanatismo. Su fórmula, en caso de haberla, es volver a la esencia del relato, a contar historias, una detrás de otra, como una Sherezade desenfrenada.

A diferencia de autores cuyas obras se maceran un largo tiempo antes de ver la luz, Aira produce y publica no menos de tres libros por año. Razón más que suficiente para que resulte difícil seguirle el tren o una buena excusa para revisitar su catálogo en constante expansión.

Tal es su producción que Random House creó la biblioteca César Aira para publicar y reeditar trabajos que el autor de La mendiga canalizó a través de editoriales pequeñas, medianas y grandes.

Hoy, que la obra de Aira traspasó las fronteras argentinas, cuenta con fervientes admiradores en España, México, Chile y Estados Unidos (la madrina del punk rock y poeta, Patti Smith, se declaró su fan).

Las curas milagrosas del Doctor Aira reúne en un solo volumen tres novelas cortas: la que da título a esta publicación más El Tilo y Fragmentos de un diario en los Alpes.

En las tres, camuflado o a cara descubierta, Aira es un personaje central. Lo autobiográfico se corre del eje sólo cuando es preciso para que la historia se encarrile, pero lo autorreferencial siempre vuelve a tomar las riendas a caballo de un humor muy personal y de la nostalgia por aquello que está al borde del olvido.

Desde la simple evocación de la infancia, con su Pringles natal cual Itaka a la que habrá de regresar una y otra vez, hasta las recurrentes reflexiones acerca del oficio de la escritura, son puntas del inagotable ovillo del que Aira no deja de tirar para seguir gestando un corpus literario notable.

Mientras algunos pierden el tiempo en dilucidar si en realidad se está ante un genio o un impostor, dejan pasar la ocasión de disfrutar Los fantasmas, El santo, Varamo, El congreso de literatura o Cumpleaños, para citar un puñado del extenso listado de un autor al que ya no hay que presentar sino recomendar con énfasis.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas